¿De resaca en la mesa electoral?

A tres miembros de la peña ‘Raspingamozas’ de Buenamadre les ha tocado la papeleta de componer la mesa electoral de su pueblo durante las elecciones generales, en plenas celebraciones de la Fiesta del Toro 

 IMG 20190412 WA0063
IMG 20190412 WA0063

El adelanto electoral de Pedro Sánchez ha traído cola. En menos de un mes la vorágine se apoderará de ciudades y pueblos, que verán cómo la campaña influirá en el día a día de los vecinos. No obstante, esa variación de lo cotidiano a veces va más allá, lo que convierte en un auténtico ‘marrón’ el recibir la carta que advierte que uno es presidente, vocal o en el mejor de los casos suplente de una mesa electoral.

Algo así debieron sentir Marcos, Carlos y Juan Luis, miembros de peña ‘Raspingamozas’ de Buenamadre. Como ocurre en otros pueblos de la provincia, esta localidad del Campo Charro estará en plenas fiestas durante el fin de semana electoral. Así, la jornada de reflexión se verá influida por la verbena del sábado, lo que conllevará inevitablemente que la resaca sea la que influya en el día de la votación.

Los tres a las ocho de la mañana deberán estar presentes en el Ayuntamiento para recibir a los vecinos más madrugadores, aquellos que se pasen a votar a primera hora. Quizá no sean muchos, ya que la mayoría de los censados -159-, como reconocen Marcos, Carlos y Juan Luis, apurarán en la cama hasta bien entrado el día para no ir a ejercer su derecho al voto con la música de la noche anterior aún resonando en su cabeza. “Hay que ser responsables e irnos pronto a la cama”, apunta Marcos, presidente de mesa.

Algo más atrevido se muestra Carlos, vocal. “Yo tengo pensado ducharme, desayunar y salir hacia el Ayuntamiento”. Además, confiesa que cuando recibió la noticia hubo cierto cachondeo al respecto entre sus compañeros de peña. “Cuando vi que las elecciones coincidían con el Toro solicité el voto por correo, yo pensaba que si lo hacías ya no te llamarían para mesa”. Para más inri invitó a sus amigos hacer lo mismo, aunque al final el plan se torció:  “Justo el día en el que recibí en casa los documentos para votar por correo me llamó mi madre para decirme que me habían nombrado vocal”.

Juan Luis, por su parte, se muestra responsable: “Tenemos que ir en buenas condiciones”. Pese a ello, reconoce que la jornada se les puede hacer larga. No obstante, todo esfuerzo tiene su recompensa, ya que al cerrar el Ayuntamiento tendrán toda una noche de verbena, y es que la fiesta continuará el domingo. “Después de la votación aprovecharemos, además podremos gastarnos el dinero que ganaremos por estar en la mesa ese día”. 

Escaquearse es delito

Las mesas electorales deben estar integradas por un presidente y dos vocales. El primero ha de tener el título de Bachiller o de Formación Profesional de segundo grado. La no presencia en una mesa electoral cuando se es requerido conlleva penas de entre tres meses y un año de prisión o multas que superan los 6.000 euros. Si la mesa no llega a formarse porque no estén ni los suplentes, la Junta Electoral de Zona podría incluso 'tirar' de los votantes que en ese momento ahí se encuentren. Argumentos más que suficientes como para barajar la idea de perderse la verbena y estar a primera hora del domingo cumpliendo con el deber en la fiesta de la democracia.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído