Los  cientos de mirobrigenses que esperaban en las calles de Ciudad Rodrigo el paso de la imagen del Santo Patrón San Sebastián se quedaron sin verlo al tener que suspenderse la procesión como consecuencia de la lluvia. Cabe señalar que la imagen del Santo tiene además del valor sentimental para los mirobrigenses, un importante valor artístico que de ninguna manera podía ponerse en peligro, por lo que la cofradía decidió suspender la tradicional procesión y realizar un recorrido por la Catedral y el Claustro, antes de que la imagen retronara de nuevo a su lugar habitual la parroquia de San Cristobal.
 
Lo que sí se llevó a cabo fueron los actos protocolarios que preceden a la celebración solmenen. Como es costumbre y así lo establece el ritual que rodea a esta
fiesta,  pasadas las diez y media de la mañana los mayordomos Francisco Domínguez y Andrés Orive se desplazaron hasta el domicilio de los otros dos mayordomos los hermanos Javier y Eugenio Cid Cebrián para comenzar desde allí el  periplo por el Ayuntamiento, donde recogieron a las autoridades locales y continuaron hasta el Palacio Episcopal para hacer lo mismo con el obispo, Raul Berzosa. Todos juntos se dirigieron a la Catedral de Santa María, donde se celebró la Misa solemne, presidida por el prelado civitatense y concelebrada por los miembros del Cabildo Catedralicio.

Finalizada la liturgia, debería haber dado comienzo  la popular   procesión, pero la lluvia impidió la salida del Santo, hecho que no había ocurrido nunca, o los más viejos no lo recordaban. Antes de despedir la imagen de San Sebastián se celebró una pequeña procesión por el interior del Catedral y el Claustro, en la que no faltaron los acordes de la Banda Municipal de Musica y los  redobles de los tambores. Posteriormente la imagen se trasladó la iglesia de San Cristóbal en un vehículo.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído