Mano dura de los ayuntamientos para los que incumplen la cuarentena

Reuniones clandestinas, paseos interminables, desplazamientos a segundas residencias, salidas del domicilio con excusas variopintas...frente al civismo de una gran mayoría, las excepciones que ponen en riesgo a todos

 

 Control GC
Control GC

La situación crítica que atraviesa España por la pandemia del coronavirus conlleva medidas excepcionales que implican, entre otras consecuencias, el confinamiento en los domicilios que, una minoría, no parece acatar. De ahí que los alcaldes insistan una y otra vez a sus vecinos en la obligatoriedad de cumplir la cuarentena a través de bandos y advirtiendo de la obligatoriedad de quedarse en casa. Aunque la mayoría cumple con el confinamiento, son numerosos los alcaldes -de pequeñas y grandes localidades- los que siguen advirtiendo y recordando a sus vecinos de la necesidad de no salir, salvo lo estrictamente necesario.

Con un confinamiento prorrogado hasta el 11 de abril, siguen dándose excepciones a la cuarentena, llevando a varios alcaldes de la provincia a realizar avisos y denuncias ante la Guardia Civil o la Policía Local. Conductas irresponsables de una minoría que ha obligado a los ayuntamientos a advertir, mediante bandos, de las consecuencias de saltarse el confinamiento.

En las dos semanas de estado de alarma, ya se ha multado o se ha abierto expediente sancionador en localidades como Santa Marta, Peñaranda o Béjar a personas que se encontraban fuera del domicilio sin justificación. Hay que tener en cuenta que el Real Decreto, por el que se declara el estado de alarma, establece sanciones que oscilan de los 100 a los 600.000 euros y hasta cuatro años de prisión en función de la gravedad del incumplimiento.

Frente a la solidaridad y el civismo de una gran mayoría, están las excepciones que ponen en riesgo la salud de los que sí cumplen. Reuniones clandestinas, largos paseos, desplazamientos a segundas residencias, salidas al supermercado varias veces al día para socializar o con excusas variopintas forman parte de las rutinas de los que se saltan el estado de alarma, comportamientos que los alcaldes quieren frenar mediante bandos y advertencias.

Cabrerizos: Prohibido socializar o dar largos paseos con el perro

En general, los vecinos de esta localidad del alfoz están cumpliendo correctamente el confinamiento. Así lo asegura su alcaldesa, Lourdes Villoria, que explica que ha publicado varios bandos recordando la prohibición de socializar, salir a dar paseos o utilizar el perro para quedar con los amigos. Para que todos cumplan el confinamiento, el Ayuntamiento ha pedido apoyo a la Guardia Civil.

Lagunilla, pionero en el aislamiento domiciliario para los procedentes de Madrid

Este ayuntamiento fue uno de los primeros en poner en marcha medidas contra el COVID-19. Entre otras, la cuarentena domiciliaria para todos aquellos que lleguen al pueblo procedentes de Madrid, fijando multas de 1.000 a 30.000 euros.

Sieteiglesias de Tormes, advertencia para que no se relaje nadie

El alcalde de Sieteiglesias de Tormes, Óscar Maide, ha explicado que ha puesto en conocimiento de la Guardia Civil alguna “conducta incívica” de personas que salen de paseo con normalidad, a lo que se suma la llegada de otros a la segunda residencia que tienen en esta localidad, algo que está totalmente prohibido por el real decreto de estado de alarma. “Lo que queremos es que no se relaje la gente". Con unos 200 habitantes, frente a alguna conducta irresponsable, el alcalde destaca el comportamiento cívico de la gran mayoría de los vecinos que acata el confinamiento y salen lo estrictamente necesario.

Montemayor del Río pide a la Guardia Civil más vigilancia

“En vista de que hay personas que no se toman en serio las restricciones hemos dado cuenta a la Guardia Civil”. Así lo indica un bando municipal que recuerda que el incumplimiento de la cuarentena acarrea sanciones de hasta 600.000 euros.

Controles sorpresa de la Policía Local de Béjar  

Aunque la mayoría de vecinos sí respeta el estado de alarma, para los que incumplen, la Policía Local de Béjar realiza controles sorpresa en los turnos de mañana, tarde y noche. Ya ha sido multada una persona por pasear indebidamente.

La Alberca, cuarentena con tranquilidad

Los vecinos lo están llevando bastante bien, “con tranquilidad”, explica el alcalde de esta localidad serrana, Miguel Ángel Luengo. Además de un contacto diario con el centro de salud y la residencia, asegura que en este momento están más pendientes que nunca de las personas que pasan solas el estado de alarma. Sobre la ocupación de segundas viviendas, también está ocurriendo. A las puertas de la Semana Santa, el alcalde reconoce que este periodo concentraba una buena parte de los ingresos de hostelería, comercio y restauración “Es un golpe muy duro por lo que intentaremos poner en marcha medidas que palíen el golpe, estudiamos una rebaja de tasas”.

La Zarza de Pumareda, el pueblo que se aisló para frenar el coronavirus

El fallecimiento de una vecina por coronavirus llevó al Ayuntamiento de la localidad a adoptar medidas contundentes de aislamiento voluntario desde hace 10 días. Y una de ellas fue evitar que los vecinos pudieran compartir un espacio común, la tienda del pueblo, por lo que, con la ayuda de voluntarios y la colaboración del propio establecimiento, se acordó un servicio a domicilio para todos los vecinos. Medida, explica su alcalde, Francisco Javier Recio, muy bien recibida y aceptada por parte de los vecinos. Una de las principales preocupaciones en el estado de alarma son los mayores que hacen frente al confinamiento en soledad pero, explica el alcalde, “se encuentran bien, familias y vecinos están pendientes, con un seguimiento diario y en contacto con ellos”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído