El sindicato de funcionarios Manos Limpias ha pedido al presidente de la Junta de Castilla y León el cese del vicepresidente y diputado provincial de Fomento, Carlos García Sierra, por el caso de las presuntas irregularidades detectadas en su área. Los juzgados deberán determinar lo sucedido con cinco empresas que podrían haberse de la adjudicación de contratos por más de 12 millones de euros, unos hechos de los que dio cuenta el propio García Sierra junto al presidente de la Diputación, Javier Iglesias, el pasado mes de noviembre.

Considera Manos Limpias que el hecho de que García Sierra haya pasado de ser testigo a querellado implica ?una responsabilidad política evidente con independencia de las posibles responsabilidades penales? por eso reclaman el cese inmediato ?en base a una higiene democrática de nuestros representantes políticos y a una regeneración de las instituciones?. Tomar esa decisión, estiman, ?reforzaría la credibilidad de la sociedad civil en los comportamientos de la clase política?. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído