Con la presencia de la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, el diputado de Cultura, Manuel Tostato, el concejales de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Salamanca, Julio López, del secretario territorial de la Junta, así como de padres y madres carmelitas y vecinos, el Museo Carmelitano Teresa de Jesús abre sus puertas al público, como lugar de obligada visita, tanto si es como devoción a la Santa y a Juan de la Cruz, como si es para admirar el arte barroco que atesora este nuevo espacio cultural en la Villa Ducal.

Como bien apuntó el diputado de Cultural, “no es un museo al uso, indudablemente. Hay en él, entre estas paredes un eco especialísimo que tiene que ver con la historia y la fe de Salamanca en el mundo occidental”. Porque abrir al público este magnífico museo implica también un efecto de responsabilidad social que ha de contribuir indudablemente, a fomentar el turismo cultural sin perder su razón de fe. Y ello es importante para Alba, a través de su Ayuntamiento y del patrimonio de religiosas y religiosos y lo es para el entorno provincial.

Desde esta perspectiva, religiosa, artística y turística, no podía ser menos la intervención de todas las instituciones, Ayuntamiento, Diputación, Junta y ADRECAG, para apoyar a las madres carmelitas en esta iniciativa cultural que viene a sumarse a los centenarios que se celebrarán en 2014 (santificación) y 2015 (V Centenario de su nacimiento) en recuerdo y gloria de Teresa de Jesús. Concretamente, hoy se cumplen 497 años de su nacimiento en la ciudad de Ávila.

Espacio y lugares que hasta ahora estaban reservados para la comunidad carmelita por la ley de la clausura

Por su parte, la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez, hizo historia recordando que "han sido 250 Hermanas Carmelitas las que han pasado por esta Casa de Teresa de Jesús desde su fundación, las que   han velado y mantenido viva la presencia de Santa Teresa de Jesús,  con su oración y también  con su trabajo; ellas han contribuido a mejorar la vida en Alba de Tormes de Tormes, no siendo ajenas a los problemas de la sociedad, y han aportado a la Villa   grandes inversiones como la casa de oración, la restauración de la Iglesia y ahora el Museo Carmelitano TERESA DE JESÚS EN ALBA DE TORMES, que nos permitirá una mayor cercanía a nuestra Santa,. Muchísimas gracias".

A la iglesia del convento y sepulcro teresiano (2002-2004), a la sala de reliquias y la celda de la muerte de santa Teresa (2002-2003), a la capilla de oración en el sepulcro primitivo (2005), se añade ahora este espacio contiguo a la cabecera de la iglesia, pero que tiene una dimensión distinta: el poder visitar una zona especialmente concebida -incluso arquitectónicamente- para el culto y veneración desde cerca de lo que es el centro de este lugar, el área sepulcral teresiano. De este modo, con estas estancias, entre los siglos XVII y XVIII quedó definitivamente constituido este lugar como un auténtico santuario teresiano, con todo lo que ello comportaba y exigía.           

Se trata de un espacio y de unos lugares que hasta ahora estaban reservados para la comunidad carmelita por la ley de la clausura, pero que de ahora en adelante quedan abiertos a esa visita de peregrinación y devoción que pretende seguir las huellas de Teresa hasta el final, es decir, hasta el mismo lugar donde murió y donde ahora reposan sus restos mortales; y como no también abierto al turismo cultural y religioso, motor de la economía en nuestra comunidad y en nuestra villa.      

    

Para Alba de Tormes esta decisión de las Madres Carmelitas supone "un salto cualitativo muy importante de cara a la oferta cultural que puede presentar la villa, incluso dentro del circuito teresiano ligado a nuestra autonomía castellano-leonesa. Este nuevo museo carmelitano-teresiano -según los entendidos- (y así  lo creo), da coherencia y unidad a todo este conjunto ligado a la figura de Santa Teresa de Jesús", finalizó la alcaldesa de la Villa Ducal.

Actuación en la iglesia y el Convento de las Carmelitas

La inversión en la restauración y adecuación de este exquisito museo sacro ha supuesto una inversión de 350.000 euros, de los que ADRECAG ha financiado el 80% de los mismos.

La iglesia tiene una peculiar historia condicionada por la presencia en ella del cuerpo de la Fundadora que terminó instalado en el centro de un gran altar relicario al que las carmelitas accedían desde dos camarines, alto y bajo, desde los que podía cuidar y venerar las reliquias de Santa Teresa: corazón, brazo y la urna con su cuerpo. En estos ámbitos, prácticamente conservados intactos,  se ha dispuesto un museo que permite el  acceso a zonas privilegiadas de la clausura, especialmente el camarín alto desde en se llega a la urna de Jacques Marquet con el cuerpo de Santa Teresa y reconstruir lo principal de una  historia conventual de casi cuatro siglos y medio, en los que el celo de la comunidad y la constante devoción de los fieles (entre ellos diversos reyes y duques de Alba) hicieron del monasterio un ámbito rico en objetos históricos y en obras de arte. Algunas de esas piezas ya están en el nuevo museo, destacando un magnífico crucifijo, la Soledad de Mena y una valiosa colección de pintura sobre cobre.

El museo es –por ahora-  la última fase de un plan de revitalización del convento auspiciado por la Comunidad y la Orden, en el destacan:

– Una continuada actuación en todo el edificio, y la parcial recuperación una huerta que cedieron en parte y prestaron en otra parte hace un siglo.

– Una sistemática labor de restauración de las muchas obras de arte del convento e iglesia.

– La restauración de una iglesia recuperando la armadura original de su nave, en el coro, la sacristía y los dos camarines. Restaurando retablos, púlpito, cuadros y sepulcros.

– Realización de sala de reliquias (2002-2003) y capilla de oración (2005).

– Una política de difusión del convento plasmado en las cartelas del interior, en folletos, en una completa página web y en publicaciones.

Es un meditado plan revitalizador, que pretende algo más que ser una actuación restauradora cuidada y respetuosa, que se inscribe en un proyecto general encaminado a perpetuar la presencia de las carmelitas en su Convento de Alba, desde el convencimiento de que nada aseguraría mejor los valores espirituales, históricos, artísticos y de este solar de importancia singular para la Orden Carmelita.

Lo que ha llevado a poder visitar las interioridades artísticas del Convento de las Carmelitas, como los camerines, la alcoba donde murió Teresa o todas esas reliquias que llenan de emoción al visitante, como el bastón o la silla de confesión de Juan de la Cruz, el corazón y brazo de Teresa de Jesús, o esos Niños Jesús, una verdadera colección de esculturas sacras del barroco. Cartas originales de Teresa, facsímil de sus obras… Un verdadero recorrido por la vida de Teresa de Jesús y por el arte sacro, tan importante, en aquellos años de finales del siglo XVI, cuando España vivía su Siglo de Oro.

Este Museo motiva desde hoy, y al módico precio de 2,5 euros la entrada, y es una razón más del viaje hasta Alba de Tormes a través de la cultura y del espíritu. Una razón  humana y universal como aquello que Teresa de Jesús escribió a la bendición de una monja, sor Jerónima:

-  “¿Quién os trajo acá, doncella,

del valle de la tristura?

-  Dios y mi buena ventura.”

Sin duda que este Museo de las Carmelitas de Alba así lo es.

HORAS DE VISITA: DE 11 a 13 y de 16 a 18.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído