Cuando parecía que el frío había quedado atrás y la ropa de abrigo relegada al fondo del armario, con temperaturas por encima de los veinte grados, el temporal de frío de este fin de semana, que este lunes ha derivado en nieve en el su de la provincia, ha devuelto a los salmantinos a la realidad de un tiempo cambiante hasta que llega el verano. "¿Cómo puede nevar en primavera?, ¿cómo puede hacer grados bajo cero?", se preguntan muchas personas. Y sin embargo estos fenómenos meteorológicos son comunes en la provincia de Salamanca también a mediados de primavera.

Según datos registrados en el Observatorio de Matacán desde el año 1945, es común que haya heladas en abril y mayo, incluso alguna ocasión que nieve, como en abril de 1954, cuando durante días la provincia charra se tiñó de blanco haciendo bueno el dicho de Salamanca la blanca. De hecho, aquel mes hubo catorce heladas, Y cuatro días estuvieron los termómetros bajo cero en mayo de 1991 y 1982. No obstante, el calentamiento del planeta ha propiciado que desde entonces, sólo haya helado un vez en mayo de 2001 y dos en mayo de 2002, registrándose cada vez menos frío en los meses de abril.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído