El pasado 27 de junio de 2012 se acordó, en pleno del Ayuntamiento de Santa Marta de Tormes, licitar una parcela situada junto a los padres Paules y las viviendas de las avenidas de Zamora y Segovia para su uso como Tanatorio-Crematorio contando con los votos a favor del Partido Popular, Partido Socialista y Unión Progreso y Democracia. La única fuerza política que se opuso a este proyecto fue Izquierda Unida en suma a una plataforma o movimiento vecinal en contra de la construcción de esta infraestructura.
 
Cuando las obras para la construcción de este nuevo servicio ya se habían iniciado, Izquierda Unida ha presentado un recurso ante la Justicia pidiendo la paralización momentánea de la obra. Por el momento, medidas cautelares que será efectivas hasta el viernes, 25 de octubre, cuando el juez decida en una vista urgente si hay motivos para continuar con esas medidas o, por el contrario, proseguir con la construcción del Tanatorio-Crematorio. Entienden, desde la formación de izquierdas, que existen una serie de irregularidades en cuanto a la licencia ambiental o al uso de la parcela entre otras cosas.
 
Por su parte, el alcalde de Santa Marta de Tormes, Javier Cascante, afirma que los informes técnicos que poseen para la construcción son válidos y que cuentan con el beneplácito para iniciar y continuar las obras. De la misma manera, también indicó que habrá que esperar a la vista para ver qué es lo que decide la Justicia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído