Del bocadillo de panceta a la cacerolada: así ha sido el paso de Chicote por Babilafuente

El mediático presentador y chef no se ha entretenido tras la protesta en degustar los excelentes manjares culinarios que ofrece Salamanca

 Chicote Babilafuente
Chicote Babilafuente

Los excelentes manjares culinarios, a la altura de los buenos caldos de la Sierra o Las Arribes, que atesora Salamanca y los pueblos de la provincia parece que, sin embargo, no motivan lo suficiente al mediático presentador Alberto Chicote, estos días en Babilafuente, en la grabación de un nuevo programa televisivo. 

Por lo menos, los vecinos de la localidad no han visto al famoso chef venirse arriba y, como él diría, "alucinar pepinillos" con los irresistibles productos gastronómicos salmantinos. Y es que en el pueblo no se conoce todavía que Chicote se haya pegado tal homenaje, aunque sea con disimulo. Ningún banquete, tampoco, en las redes sociales. 

En el bar Marisol, la propietaria explica que Chicote ni ha entrado, aunque sí que lo ha visto por la calle, muy concentrado en la grabación. "Parece más alto y delgado en vivo", bromea. 

'La Esquinita' ha tenido más suerte, ya que ha sido el bar elegido por Chicote para avituallarse. No obstante, Jonathan explica, sin mucha celebración, que el presentador ha entrado rodeado por una decena de personas, del equipo, que son las que han pedido otros tantos bocadillos, "de lomo, panceta y bacón". 

"Todos los del equipo vinieron a media mañana a tomar algo y luego estuvieron grabando en el pueblo, y al terminar vinieron a comer. Los querían para llevar pero al final se quisieron quedar a comer. Chicote estaba entre el equipo y pidieron por él", señala Jonathan, antes de desvelar que prefirieron quedarse en el bar, antes de entrar en otra sala, comiendo junto a la gente que había pero "sin llamar mucho la atención". 

Babilafuente está viviendo la inapatencia culinaria de Chicote con cierta desilusión, ya que apostaban con verle "alucinando pepinillos". Aunque es posible que la espontánea cacerolada que le han montado la treintena de trabajadoras de la residencia, en un boicot para impedir la grabación, le haya pasado factura al estomago, aunque todavía hay vecinos que esperan una nueva visita de Chicote para dar buena cuenta de la gastronomía salmantina, o por lo menos, los ricos callos que prepara Marisol, según dice, "los mejores de Castilla y Léon". 


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído