La residencia de mayores de Babilafuente que se ha rebelado contra el televisivo presentador Alberto Chicote con una multitudinaria cacerolada ha pasado la inspección de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. 

En el acta de los Servicios de Control Oficial, documento al que ha tenido acceso SALAMANCA24HORAS, se detalla que se comprueban los "requisitos específicos de las salas donde se preparan, tratan y elaboran productos alimenticios", así como los "requisitos del equipo", considerándose "como resultado de las comprobaciones adecuados los requisitos supervisados". 

Chicote 1

A continuación, se añade, "se realiza actuación de control de auditoría programada, se supervisa y verifica el sistema de gestión de seguridad alimentaria constituido por los diferentes planes de control", además de, entre otras gestiones, "los registros de los controles efectuados", considerándose "adecuados". 

Trabajadoras del centro han participado en una concentración de protesta en la que han exhibido el documento del acta de la inspección, que ha tenido lugar este pasado lunes 23, el primer día que Chicote ha intentado grabar su nuevo programa de denuncia. 

El martes lo volvió a intentar, cuando decenas de trabajadoras realizaron la cacerolada como protesta. Anabel Álvarez Pérez, la gobernanta de la residencia —con casi un centenar de plazas— ha recalcado que la grabación se ha intentado realizar sin la autorización de la empresa adjudicataria. También ha subrayado que defienden su trabajo en el centro, señalando que los mayores están cuidados y explicando que Chicote podría haber aterrizado en Babilafuente tras las quejas realizadas por exempleados. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído