La Junta de Castilla y León ha informado favorablemente sobre la declaración de impacto ambiental de la futura central eléctrica de biomasa forestal de 6,6 megavatios, que se situará en Ledesma, siempre y cuando se cumplan las condiciones que se establecen en esta declaración, sin perjuicio del cumplimiento de otras normas vigentes que pudieran impedir o condicionar su realización, según recoge el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl). En concreto, el proyecto evaluado es el de una planta de producción eléctrica a partir de biomasa forestal mediante caldera de combustión con alimentación automatizada de la biomasa y 22,28 megavatios de potencia térmica, turbina de vapor y alternador para generación de electricidad a 8.125 KVA.
 
La instalación estará situada en el término municipal de Ledesma, en las inmediaciones de la carretera SA-302 de Ledesma a Trabanca, en el Sector UBZ-2, parcelas 29 y 54 A del polígono 501 del Catastro, clasificadas como Suelo Urbanizable Industrial. El sector cuenta con una superficie total de 51.955 metros cuadrados y acceso directo desde dicha carretera. La superficie de ocupación de la planta es de 20.751 metros cuadrados y el casco urbano de Ledesma se encuentra a 300 metros de distancia de la planta.
 
El documento de la declaración indica que el proyecto no afecta a ninguna zona incluida en la Red Natura 2000, ni en la Red de Espacios Naturales, aunque sí se encuentra dentro de la Zona de Importancia de la Cigüeña Negra, establecida por el Decreto 83/1995, de 11 de mayo por el que se aprueba el Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra y, por ese motivo, se dictan medidas complementarias para su protección en la comunidad de Castilla y León. Además, se informa de que la central de biomasa forestal objeto de este proyecto se ubica dentro del Sector UBZ-2, que es atravesado por la vía pecuaria denominada Cordel de Ledesma en la zona norte del mismo, de acuerdo al Proyecto de Clasificación de las Vías Pecuarias del municipio de Ledesma. 
 
En cuanto a las medidas protectoras y correctoras y compensatorias, a efectos ambientales, se fija, entre otras cuestiones, que los residuos generados durante esta fase se gestionarán en función de su catalogación de acuerdo con el Listado Europeo de Residuos. Se deberá solicitar la correspondiente inscripción o autorización como productor de residuos peligrosos y en caso de producirse accidentalmente derrames de aceites, combustibles u otro residuo peligroso, se procederá inmediatamente a su recogida, así como de la porción de suelo contaminado si existiese, y a la entrega al gestor autorizado. 
 
La gestión de los residuos generados en la instalación deberá integrarse en el sistema municipal de gestión de residuos, previéndose en todo caso su adecuada recogida y depósito e impidiendo la acumulación de los mismos. Asimismo, se establece que las emisiones a la atmósfera se adaptarán al cumplimiento de la legislación vigente, instalando no sólo sistemas de reducción de emisión de partículas sino también de gases. 
 
Previamente a la puesta en marcha de la planta, deberá establecerse una situación preoperacional, mediante mediciones in situ en lo relativo a los niveles de inmisión atmosférica y acústica y después, con la planta en funcionamiento se realizarán mediciones, en las mismas condiciones, para la comprobación de los efectos reales sobre la contaminación atmosférica y acústica y el cumplimiento de la normativa vigente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído