Los vecinos de Tamames vivieron un año más la jornada de matanza tradicional aderezada en esta ocasión por la música y los bailes tradicionales interpretados por Ángel Rufino de Haro, El Mariquelo, y su grupo. 

Durante el ritual del sacrificio del cerdo, los acordes no dejaron de sonar ante la admiración de los vecinos que desafiaron al tiempo cambiante para presenciar la matanza, a la que siguió la tradicional degustación de productos del cerdo.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído