Muchos son los colectivos que cada vez se suman a la postura de rechazo contra la reforma de la administración local que promueve el Gobierno de la Nación. Es el caso, también, de Unión del Pueblo Salmantino. Desde esta organización política sostienen que la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local “esconde desposeer a los ayuntamiento de competencias propias”, aseguran. “Principalmente en materia de servicios sociales, salud, empleo y educación a favor de las comunidades autónomas y diputaciones provinciales”, añadiendo que se aumentará la burocratización y la privatización de estos servicios”.
 
Para UPS, la reforma de la administración local pretende hacer todo lo contrario a lo que, desde hace años, defienden los partidos independientes de ámbito local y regional: el "municipalismo" y "situar al ciudadano en el centro de la gestión pública”. Dos de los conceptos claves para solucionar la actual crisis económica, social y política actual. Como declara el secretario de Comunicación y Portavoz de UPS, Luis Fuentes, “si finalmente el proyecto de ley, que actualmente está en tramitación en el Senado, se aprueba como está previsto, hablaríamos de uno de los mayores ataques durante la democracia a la autonomía de los ayuntamientos, y sobre todo a los de los municipios más pequeños, de menos de 20.000 habitantes, que representan el 80% de las 8.117 localidades de toda España”
 
Finalmente, señalan que serán calificados como ciudadanos de segunda los habitantes de municipios de menos de 20.000 habitantes. La reforma local, para UPS, además dice poner en peligro miles de puestos de trabajo. La reforma local afectará en los ayuntamiento de los pueblos, por otra parte, “porque pretende desligitimar al pleno municipal y haciendo que pierdan competencias en, por ejemplo, la recogida de basuras, limpieza, suministro de agua potable, acceso a las poblaciones y pavimentación de vías.
 
Desde UPS apuntillan: “Queda claro que impulsar esta ley de reforma de la administración local es un error. Su excusa basada en terminar con las duplicidades y en ahorrar es una gran mentira del Gobierno del PP en la Nación. Los ayuntamientos son las administraciones que menos derrochan, su deuda apenas alcanza el 4% y cerraron sus cuentas con un superávit del 0,2% en el año 2012. Claro que creemos que es necesario la racionalización, pero precisamente en el sentido contrario. En UPS creemos en la participación ciudadana y en la cohesión social, que la administración local necesita más recursos y competencias financiadas, un reparto más justo y equitativo frente a lo percibido por comunidades autónomas y diputaciones provinciales, así como una mayor autonomía. Sin embargo, la reforma de la administración local nos quiere convertir en apéndices inútiles, sin capacidad de maniobra y sin posibilidad de dar respuesta ni solución a los problemas de nuestros ciudadanos. Podremos todo nuestro esfuerzo y capacidad para informar en qué consiste realmente esta nueva ley y que salga a la luz”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído