Se profundizó en la crítica positiva o negativa de ese mundo inmaterial pero que está en el fondo de nuestras personas como causa y raíz de los problemas sociales que el modelo está propiciando en la actualidad. Se citó varias veces que al mismo tiempo coexisten esos valores que desde la ética e incluso desde la estética son más bien contravalores a un elemento omnipresente en las clases medias, populares y entre los pobres que es el miedo. Un miedo que es más grave, más fuerte y más paralizante en las clases medias que aún tienen trabajo por el espectro de las situaciones de paro y las consecuencias que ven a su alrededor.

 En la sesión de una manera o de otra, los ponentes, Tomás Muñoz y Javier Alonso, se han preguntado si otro mundo mental y actitudinal es posible y sobre en qué principios debe basarse esta otra cosmovisión y quién lo debe, lo puede o lo va a construir. En este sentido se ha enfatizado también que esta si que es una labor y una responsabilidad personal de cada uno de nosotros que a partir de nuestras capacidades racionales, emotivas y de sentimientos pueden poner en cuestión nuestro actual mundo de valores y construir otro en el que tenga preponderancia la honradez, la verdad, la sinceridad, la justicia, la solidaridad e incluso la belleza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído