(VI) De ruta por la Senda del Duero occidental: De Mieza a Vilvestre entre pastos y frutales

El recorrido, de poco menos de ocho kilómetros, es una de las 11 rutas por tierras charras, que parte de Roa-Peñafiel hasta finalizar en la frontera con Portugal, en tierras charras

3 Comentarios

Mieza
Mieza

El recorrido entre Mieza y Vilvestre, de poco menos de ocho kilómetros, es una de las 41 etapas que forman parte del Camino Natural Senda de Duero que comienza en la Sierra de Urbión, Soria, y finaliza en Vega Terrón, recorriendo más de 750 kilómetros. Centrados en la Senda del Duero occidental, son 32 rutas -11 por tierras charras- que parte de Roa-Peñafiel hasta finalizar en la frontera con Portugal, ya en tierras charras.

Sexta ruta de la Senda del Duero occidental en Salamanca: De Mieza a Vilvestre entre pastos y frutales

El entorno botánico de Mieza, donde según los botánicos se encuentra el mejor bosque de almez, hojaranzo o lodonero de Europa Occidental, es el marco incomparable por el que se desarrolla esta etapa. Un paseo por este imponente paisaje, donde la roca domina sobre los suelos capaces de sostener vida vegetal, resulta un regalo para los sentidos. La etapa comienza en Mieza, el sendero pasa junto a un abrevadero y llega a un cruce de caminos. Toma la pista de la izquierda y asciende en dirección al Cerro de San Pedro, encontrándose un paisaje abierto donde dominan los pastos, las encinas y muretes de pizarra que delimitan las parcelas de la localidad.

mieza
Mieza

El camino es cómodo y el horizonte amplio. En este tramo se alternan los campos de frutales, principalmente de cerezos, almendros y olivos, con los pastos de hierba que cubren la zona de la Charca de Las Escarbazas y la Fuente de Milredondo. Ocasionalmente aparecen grupos densos de encinas, generalmente en zonas de acumulación de piedras. A pocos kilómetros el paisaje se abre y a lo lejos se intuye el hondón del Duero, donde al abrigo de los fríos vientos se resguarda el mayor bosque de almez de toda Europa.

Los bloques torneados de granito compiten con los farallones de cuarzo en el paraje de El Molmeral y regalan al senderista unas bonitas vistas y un bello cuadro que llevarse en la memoria. El sendero avanza por un camino amplio y cómodo. Los pastizales aparecen ocupados por escobas que hacen las delicias de las vacas, pues utilizan sus ramas para rascarse la barriga. Un gran chopo lombardo en medio de una finca marca la llegada al punto más bajo de la etapa, momento en el que el itinerario cruza el pequeño arroyo de las Payitas por un puente de hormigón paralelo a un bonito puente de piedra, ya en desuso.

Vilvestre
Vilvestre

El trayecto se acerca al final, pero antes supera un pequeño desnivel para librar el Sierro del Caño. Por el camino de Fermines el recorrido alcanza la localidad de Vilvestre. El pueblo llama la atención por sus anchas calles y su caserío, donde se encuentra la Ermita de la Virgen del Castillo y un crucero de piedra cubierto de líquenes. Una vez en el pueblo, el camino gira a la izquierda y llega a un coqueto parque, donde finaliza la etapa.

Fuente: Mapagob

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído