VÍDEO | De ruta por las fortificaciones: de Ledesma a San Felices de los Gallegos, de Aldea del Obispo a Ciudad Rodrigo

Cuatro propuestas para conocer el patrimonio de la provincia, con castillos y fortalezas testigos de mil batallas

0 Comentarios

VÍDEO | De ruta por las fortificaciones: de Ledesma a San Felices de los Gallegos, de Aldea del Obispo a Ciudad Rodrigo
VÍDEO | De ruta por las fortificaciones: de Ledesma a San Felices de los Gallegos, de Aldea del Obispo a Ciudad Rodrigo

El fin de semana es un buen momento para disfrutar del patrimonio de la provincia. Y una interesante ruta para realizar con el buen tiempo es recorrer los castillos y fortalezas de Salamanca. De Ledesma a San Felices de los Gallegos y de Ciudad Rodrigo a Aldea del Obispo.

Castillo de Ledesma

Conocido como La Fortaleza, sus orígenes se remontan a tiempos de Fernando II de León (s. XII), si bien adquiere la forma definitiva con el primer Conde de Ledesma, Don Beltrán de la Cueva, quien en el siglo XV otorga escudo a la villa, como puede apreciarse en la puerta norte de la edificación. Adosado a la muralla, el castillo siempre ha sido lugar de encuentro de la villa. Tras las últimas restauraciones se ha convertido en lugar de celebración de diversas actividades, mercados, etc. De hecho es el escenario de las celebraciones festivas que tienen lugar por El Corpus.

Castillo de San Felices de los Gallegos

Claro ejemplo de los vaivenes y disputas de frontera, fue edificada en el siglo XIII por el rey portugués Don Dinis, aunque adoptó su forma definitiva en el siglo XV. Su diseño irregular se adapta a las peculiaridades del terreno, conservándose restos del antiguo foso y de la cerca vieja. También son visibles las defensas abaluartadas que se construyeron en el siglo XVIII con motivo de la Guerra de la Independencia.

Destaca la torre del Homenaje, que se puede observar desde numerosos puntos de los alrededores. Distribuida en tres plantas, su interior alberga el Aula Histórica de la villa y una exposición didáctica sobre las Fortificaciones de Frontera. Es recomendable la ascensión a lo más alto de la torre para contemplar la belleza del municipio y de las vecinas tierras portuguesas.

El Fuerte de la Concepción en Aldea del Obispo

Una de las fortificaciones militares más espectaculares y limítrofe con tierras portuguesas, los trabajos de construcción se iniciaron el 8 de diciembre de 1663. Su promotor fue el duque de Osuna, quien lo mandó levantar como contrapeso a las fortificaciones lusas de Castelo Rodrigo y Almeida.

El complejo defensivo abaluartado se diseñó con cuatro baluartes y revellines, camino cubierto, fosos, puente levadizo, parapetos, casamatas, capilla, cisternas, hospital, casa del gobernador… Todo ello gira en torno a una gran plaza de armas, que aporta grandiosidad al conjunto. El fuerte se complementa a escasa distancia con el cuartel de caballería de San José. Tras una importante labor de recuperación y consolidación, el conjunto aloja en la actualidad un establecimiento hotelero.


Castillo de Enrique II de Ciudad Rodrigo

De origen incierto lo une a la defensa del vado natural del río Águeda y a su puente antiguo. Es de estilo gótico militar y consta de una gran torre del homenaje, distribuida en tres plantas. En lo alto está rematado por un parapeto de almenas, que se completa con una muralla y torres de defensa.

Protector del paso y vigía en territorios de frontera, en su primitiva construcción intervino Fernando II y, más tarde, en 1372, Enrique II de Trastámara, artífice definitivo de la fortaleza. Sus muros defendieron a atacantes de diversa índole y nacionalidad. Los últimos bajo banderas francesas e inglesas en los distintos avatares que sufrió Ciudad Rodrigo en la Guerra de la Independencia. En la actualidad, alberga el Parador.



Fuente: Salamancaemocion

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído