Esta tradición se remonta al siglo XV, en que existía una cofradía del Santo, con capilla propia, en la desaparecida parroquia de San Martín. En 1610 cobra auge la fiesta y se compra una imagen, se hace una procesión solemne a la que acude numeroso clero y después una subasta, en la que se ofrecen al santo, en una fuente, ofrendas en especie: cabezas de animales sacrificados, patas e incluso morcillas de cerdo, así como animales vivos como ovejas, cabras o cochinillos. Ese día la parroquia obtenía muchos ingresos con la venta de las ofrendas, y repartía pan a los pobres. Además, para animar la fiesta se solía soltar un toro.
 
Este domingo se recuperó la tradición y por ello a las 12:00 horas se celebró una misa en Santa María La Mayor. Al término tuvo lugar la bendición de animales y seguidamamente se hizo una subasta con los productos donados por establecimientos y vecinos. El importe de la subasta ira íntegramente para promocionar la Semana Santa Ledesmina. Se recuperará así una tracidición que muchos ledesminos todavía recuerdan.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído