El inicio de año más lluvioso en seis décadas no sólo ha provocado la apertura de todos los embalses de la provincia de Salamanca, sino también espectaculares imágenes por la crecida de ríos y arroyos. Destaca la que ofrece el Pozo de los Humos, cascada situada entre los términos municipales de Masueco y Pereña, al noroeste de la provincia de Salamanca, un lugar está considerado como uno de los mayores atractivos turísticos dentro del Parque Natural de Arribes del Duero. Pero donde, cabe recordar, se deben extremar las precauciones para que no suceda lo acontecido el año pasado, cuando un joven falleció al precipitarse al vacío desde lo alto de la cascada.

Mientras, los embalses de Santa Teresa y Águeda están vertiendo agua para mantener los resguardos de seguridad y por coronación, pues el agua acumulada es muy superior a la media de la última década. La situación es de alerta moderada, dentro de la normalidad en episodios como el actual. No obstante, aclara la Confederación Hidrográfica del Duero, habrá de seguirse con atención la evolución meteorológica de los próximos días, en que pueden producirse crecidas por deshielo y más lluvias. Varias son las zonas con especial atención: Encinas de Arriba, Encinas de Abajo, Huerta, Aldealengua, la urbanización Las Dunas de Cabrerizos y el barrio Tejares en Salamanca.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído