Las procesiones semanasanteras vuelven a Peñaranda tras dos años de pandemia con la tradicional procesión de la borriquilla portada a hombros por los costaleros de varias cofradías de Peñaranda. La procesión ha partido a las once y media de la mañana desde la iglesia de San Luis donde se ha ha celebrado la bendición de Ramos presidida por el sacerdote Francisco Rodríguez Vilches.

Varias decenas de niños han  acompañado a la imagen vestidos con zapatos, túnica y tocado blanco, y cinta del pelo azul o roja. En el recorrido, por las calles y plazas de Peñaranda hasta la iglesia parroquial, cientos de personas han seguido el desfile desde las aceras. Además, se ha contado con el acompañamiento musical de la banda de la archicofradía Nuestra Señora de las Angustias, de Medina del Campo. 

La procesión la han cerrado las autoridades municipales con la alcaldesa, Carmen Ávila, a la cabeza, así como los representantes de las cofradías de Peñaranda, y algunos fieles. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído