Que el botox no es sólo para caprichos estéticos ya se venía considerando: incontinencia urinaria, sudoración excesiva, migrañas... En general, muchas enfermedades fruto de un exceso de actividad nerviosa pueden tener, aunque no un remedio definitivo, sí un tratamiento útil gracias a la aplicación de la toxina botulímica tipo A.

Mientras que un paciente de migraña crónica cuesta a la sanidad cerca de 2.600 euros al año, el tratamiento con botox puede suponer un ahorro de 239 euros mensuales.

En un estudio realizado sobre 1.300 personas, un 70% de los casos presentó mejoras sustanciales tras la aplicación de esta toxina. Los pacientes que sufren migraña pueden caer en un consumo indiscriminado de analgésicos, lo que lleva a la cronificación.

Las aplicaciones que tiene la toxina botulímica en medicina son muy numerosas. En los años 70 ya se conocían muchas de sus propiedades curativas, y se usaba para corregir el estrabismo.

Un uso poco conocido del botox en las clínicas medicoestéticas es la hiperhidrosois o exceso de sudoración, un problema que genera inseguridad en el paciente que lo padece, y que en pocas ocasiones se trata. En este caso, la toxina botulímica puede ser un tratamiento adecuado.

Además de sus aplicaciones para tratar migrañas y sudoración, también se utiliza en las parálisis faciales o asimetrías, tomando siempre como objetivo la mejora en la calidad de vida de los pacientes, sin perder de vida la naturalidad de los resultados.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído