El farmacéutico, un profesional sanitario imprescindible en el tratamiento del dolor

Una mejora en el manejo del dolor crónico repercute en una mejor calidad de vida

0 Comentarios

Sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca | Foto: Andrea M.
Sede del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca | Foto: Andrea M.

El dolor está definido como una experiencia sensorial y emocional desagradable y molesta, asociada con un daño real o potencial. Es importante tener en cuenta que el dolor agudo es un síntoma, por lo que se deberá estudiar la causa que lo está provocando. Sin embargo, el dolor crónico constituye una enfermedad y está considerado como un problema de salud pública a nivel mundial, siendo la causa más frecuente de sufrimiento y discapacidad, por lo que la mejora en su manejo repercutiría en una mejor calidad de vida para los pacientes que lo sufren. Además, su prevalencia es muy elevada, pues se estima que, en Europa, del 20 al 30% de la población sufre dolor crónico.

En este contexto la función de todos los profesionales farmacéuticos, desde sus diversos ámbitos de actuación, puede ser de gran ayuda, contribuyendo a asesorar y prestar asistencia sanitaria a los pacientes que sufren dolor. Por ejemplo, en el caso del farmacéutico comunitario, su función es fundamental. Basta recordar que existen casi 2.000 presentaciones autorizadas indicadas en el tratamiento del dolor.

Por su parte, el farmacéutico especialista a nivel hospitalario también tiene una indudable influencia en la consecución de los mejores resultados en salud de la farmacoterapia, orientada principalmente al tratamiento de pacientes que presentan dolor crónico en general y dolor crónico oncológico, en particular. De hecho, los farmacéuticos hospitalarios son parte de los equipos multidisciplinares del dolor con participación activa de evaluación, protocolización, dispensación y monitorización de los resultados de estas terapias.

La proximidad y accesibilidad del farmacéutico para el ciudadano, en todos sus ámbitos profesionales, permite que pueda ejercer una labor activa a través de Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales, tales como una educación sanitaria en las patologías dolorosas, -como en cualquier proceso crónico-; una actuación farmacéutica con criterios de derivación precisos al profesional médico correspondiente; o una optimización de los tratamientos seguidos por los pacientes.

En definitiva, los profesionales farmacéuticos son los aliados de los pacientes. Sanitarios imprescindibles en el tratamiento del dolor.

*Contenido patrocinado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Salamanca

 

Destacados
Lo más leído