Salamanca, su Universidad y su gastronomía se lucen en Masterchef

TVE emitió en la noche del lunes la prueba del programa de cocina grabado en la ciudad

 Masterchef8 (A Cabero no le gustaron los torreznos)
Masterchef8 (A Cabero no le gustaron los torreznos)

Con un día más de espera porque la cadena pública decidió cambiar el espacio del domingo al lunes, TVE emitió el programa de Masterchef en el que la prueba de exteriores se realizaba en Salamanca. Por fin se desvelaron todos los detalles que con tanto secretismo fueron grabados durante el pasado mes de febrero. Algunos ya fueron descubiertos la semana anterior, como por ejemplo la ausencia de la presentadora, Eva González, de baja por maternidad y su no sustitución. Sin embargo, quedaba aún mucho por desgranar, por lo que los salmantinos, tras el tormentón, se sentaron a disfutar de su ciudad para chulear ante la pantalla del televisor.

Masterchef4

En Salamanca se desarrolló una prueba tradicional de exteriores cuya mecánica es de sobra conocida por el espectador habitual del programa. Mientras que hace dos años los concursantes tuvieron que "venderle" a los salmantinos que pululaban por el casco histórico de la ciudad los dulces de la tierra; en esta ocasión sólo tuvieron que cocinar. Del camión del supermercado aparcado en Libreros a los fogones situados en las Escuelas Menores. A tres metros. No tuvieron ni que servirle los platos a los comensales. Y esta rigidez a la hora de llevar a cabo la prueba restó interés. Eso sí, entre ingrediente e ingrediente, los luminosos planos generales de la ciudad y de la Universidad brillaron con fuerza. A vista de dron, España pudo contemplar la majestuosidad de la ciudad, con un Tormes que por entonces tenía agua y lucía tipazo. La realización mostró imágenes que, más que seguramente, atraerán turistas de todo el país. Mención especial para la maravillosa Biblioteca Histórica de la USAL en la que los concursantes fueron evaluados por los tres jueces del programa. 

En cambio, sosa y sin ritmo fue la cata de los 50 invitados "de la ciudad, Universidad y Ayuntamiento" (por cierto, ¿realmente hubo alguien del Ayuntamiento? ni un plano les dedicaron). Sólo hubo tiempo para que al vicerrector Enrique Cabero no le gustaran los torreznos; para que al jefe de protocolo —el televisivo Jero— le parecieran duros los callos y para que al secretario general Fernando Almaraz, aquí sí, le gustaran los buñuelos de viento. Cierto, también apareció la atleta Gema Martín y el escritor y profesor Luis García Jambrina, así como algunos estudiantes extranjeros de la USAL para mostrarle a España el crisol de culturas de la Institución que cumple 800 años. Alma máter latinoamericana.

WhatsApp Image 2018 05 28 at 23.55.22

Así que sólo quedó admirar la gran gastronomía de la ciudad. Porque es difícil que al español medio que estaba viendo el programa no le entraran ganas de recenar al ver las patatas meneás, el picadillo de Tejares, la chanfaina o los buñuelos. Por suerte, todos esos productos le esperan si se pasa un fin de semana por esta tierra. Y ya si se queda dos días a dormir será la leche. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído