Una llamada al Servicio de Emergencias 112 alertó la pasada medianoche de que dos jóvenes se habían caído al río Tormes. Uno de ellos aseguraba que lo hacía atrapado en la maleza tras precipitarse desde el Puente Romano, con heridas en la espalda y brazos. Al momento se montó un amplio dispositivo de Bomberos, zodiacs, ambulancias, Policía Local y Policía Nacional. Pero no encontraron nada durante varias horas de rastreo hasta después de las dos de la madrugada e incluso regresando esta mañana a las ocho. Todo apunta a una broma de mal gusto, pues, como ya adelantó en exclusiva SALAMANCA24HORAS anoche, el GPS de la llamada indicaba que provenía de la localidad zamorana de El Cubo del Vino.
 
No es la primera vez que el 112 recibe un aviso falso. De hecho, según informan desde el propio servicio, al año se produce en torno a medio millar de falsos avisos y bromas de mal gusto en Castilla y León. La mayoría de emergencias en lugares donde después no hay nada, movilizando unos recursos que en ese momento podrían ser necesarios para una intervención real. Incluso provocar consecuencias, pues ayer, por ejemplo, un vehículo de la Policía Local que acudía hasta la ribera del río sufrió un accidente de tráfico en Rector Esperabé, resultando herida leve una agente.
 
La Policía Nacional ya ha iniciado la investigación para dar con los autores de la llamada, que pueden exponerse a importantes multas, hasta de 3.000 euros, según se recoge en la legislación vigente sobre Protección Civil. En otras comunidades, las sanciones han llegado a rondar los 6.000 euros. Así, según sea la gravedad del aviso, así será la correspondiente sanción, como ocurrió con un hombre que realizó un falso aviso de bomba, sentenciado a cuatro años de cárcel.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído