El acusado de quedarse con paletas y jamones afirma que actuó de "buena voluntad" y cree que "se están aprovechando para sacar tajada"

"Nunca quise engañar, más bien todo lo contrario", ha afirmado al Alto Tribunal de la Audiencia Provincial de Salamanca, en la primera sesión del juicio en el que se enfrenta a una condena de 4 años de prisión, como presunto autor de un delito de apropiación indebida, así como a una multa económica adicional

 Juicio Audiciencia Jamones
Juicio Audiciencia Jamones

El hombre de iniciales F.G.V. que está acusado de apropiarse de varios centenares de paletas y jamones de bellota que le habían sido entregados en depósito, ha afirmado que siempre actuó "de buena fe" y que "en mi modesta opinión, se están aprovechando con el tema penal para sacar tajada de esto", en relación a la persona que le denunció, dueño de los jamones y paletas que no aparecen.

"Nunca quise engañar, más bien todo lo contrario", ha afirmado al Alto Tribunal de la Audiencia Provincial de Salamanca, en la primera sesión del juicio en el que se enfrenta a una condena de 4 años de prisión, como presunto autor de un delito de apropiación indebida, así como a una multa económica adicional.

F.G.V. ha indicado que en 2013 se hizo cargo de una gran cantidad de jamones que "hasta aquel momento un buen amigo" le depositó, "con el fin de que pudiéramos venderlos, ya que estaban demasiado curados, porque eran de 2008, 2009 y 2010. El acusado tenía una compañía formada por su familia en Guijuelo. "Los jamones siempre han estado mal y la idea era que yo pudiera ayudarle a venderlos, por lo que los pusimos a la venta en las dos tiendas que teníamos en Barcelona y en nuestra fábrica", pero por sus explicaciones fue muy complicado darles salida.

El hombre ha añadido que, con el paso del tiempo y como las operaciones que trataba de iniciar con algunos posibles compradores "se torcían", o algunos incluso pagaban pero en tres meses, "comencé a ponerme muy nervioso, porque mi amigo necesitaba rápidamente el dinero para pagar un crédito". 

A preguntas de la representante del Ministerio Fiscal, el acusado ha explicado que él "tenía autorización" para vender las paletas y los jamones e ir repartiendo los beneficios obtenidos con el verdadero propietario. La situación conllevó, tal y como ha asegurado, debido a que el también había invertido dinero en diversos jamones de ese propietario, en que su propia empresa tuviera problemas de liquidez, por lo que se produjo un baile de cifras y de jamones con versiones contradictorias dependiendo de cada testigo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído