El incendio declarado ayer en el término municipal de Solana de Ávila es intencionado y se estima que ya ha calcinado más de 1.000 hectáreas, en su mayor parte pasto y matorral. Más de 300 personas trabajan en las labores de extinción de las llamas, cuyo origen se está investigando. Las llamas se encuentran cerca del límite con la provincia de Salamanca, obligando a cortar la carretera desde Béjar hasta El Barco de Ávila.
 
En la extinción del incendio están interviniendo en estos momentos trece medios aéreos, en concreto, nueve helicópteros de la Junta y del Ministerio, incluido el helicóptero coordinador de la Junta, cuatro hidroaviones del Ministerio, seis Brigadas Helitransportadas, siete cuadrillas de tierra, 12 autobombas, dos bulldozer, siete agentes medioambientales y seis técnicos de extinción. Además, la Agencia de Protección Civil de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, ha enviado la Unidad de Apoyo Logístico (UALE), compuesta por un Puesto de Mando Avanzado, un vehículo ligero, un vehículo pesado con material de apoyo a la población, un técnico de Protección Civil, tres miembros de la Unidad de Apoyo Logístico y una unidad sanitaria del Sacyl. Por su parte, la Unidad Militar de Emergencias (UME), ha enviado un total de 98 efectivos, con seis autobombas.
 
Como medida de precaución, a las 6.50 horas de esta mañana, la Guardia Civil ha procedido a la evacuación de los vecinos de la localidad abulense de Palacios de Becedas. En total, entre 250 y 300 personas fueron trasladadas al Polideportivo de El Barco de Ávila, aunque a estas horas la mayor parte ya ha regresado a sus hogares.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído