La Audiencia Provincial ha condenado a un año y medio de cárcel y una multa de 1.212 euros al joven holandés, E.G. que fue detenido el 24 de julio de 2012 en el área de servicio La Pedresina con 106 dosis de LSD. Tras prestar declaración, el Ministerio Fiscal elevó a definitiva la petición inicial de cinco años de prisión y una multa de 3.638 euros por un delito de tráfico de drogas con grave daño a la salud. Por su parte, la defensa pidió la libre absolución o en su defecto una pena inferior a los dos años ya que mantiene que durante la vista quedó demostrado que la drogra incautada era para el autoconsumo del acusado y de otros diez amigos en un festival de música en Portugal, y no para su venta. El juez ha tenido en cuenta que el joven colaboró en todo momento tras su detención, además de que actualmente se encuentra estudiando en su país, de ahí la rebaja de la condena sobre la petición inicial.

Los hechos se remontan al 24 de julio de 2012, cuando al acusado le fueron intervenidas en el área de servicio de La Pedresina de Fuentes de Oñoro un total de 106 sellos o dosis de LSD. Los dos agentes de la Guardia Civil que participaron en la intervención declararon que sobre las cuatro de la tarde identificaron un vehículo de matricula alemana estacionado en dicho área. El acusado viajaba junto a otras dos personas que le había recogido en Burgos haciendo autostop ya que se dirigía a un festival de música en Portugal.

Los agentes afirmaron que les resultó sospechoso que el joven holandes se sentara encima de su mochila al verlos llegar, y por ello registraron sus pertenencias hallando las dosis de droga. Sin embargo, afirmaron que en todo momento fue colaborador y asumió que el contenido era suyo.

En el juicio también declararon otros tres jóvenes holandeses amigos del acusado. Todos ellos afirmaron haberle dado al imputado 50 euros para comprar la droga en Holanda -acción legal en dicho país- que luego les daría en Portugal. Además, también coincidieron en señalar que fueron un total de 10 amigos los que le habían entregado la misma cantidad de dinero y mostraron su desconocimiento de que portar tal cantidad de droga era delito en España. Por último los tres jóvenes manifestaron que el acusado nunca se ha dedicado a la venta de droga a terceros.

Conclusiones

En las conclusiones el Ministerio Fiscal elevó a definitiva la petición de 5 años de prisión así como una multa de 3.638 euros. Manifestó que la compra por encargo, así como su transporte es punible en nuestro país y que no era un supuesto de consumo compartido. Por su parte, la abogada de la defensa pidió su libre absolución o una pena menor a 2 años ya que "no es un traficante de drogas", destacó. Además, añadió que el acusado es un joven de 22 años sin antecedentes penales que estudia una carrera en Holanda.

La defensa destacó también que el coste de toda la droga incautada ascendía en el mercado negro a 1.200 euros, y que el acusado ya ha pagado con creces el valor de la droga al depositar los 3.000 euros por la fianza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído