Condenado a más de 16 años de cárcel el dueño de los clubes de Pedrosillo y Calvarrasa de Abajo por traer mujeres de Venezuela para prostituirlas

Se aprovechaba de la precaria situación de las víctimas para convencerlas de venir a España haciéndose pasar como turistas

El dueño de los clubs de Calvarrasa de Abajo y Pedrosillo el Ralo, acusado de trata de mujeres, ante el juez de la Audiencia Provincial
El dueño de los clubs de Calvarrasa de Abajo y Pedrosillo el Ralo, acusado de trata de mujeres, ante el juez de la Audiencia Provincial

El dueño de los clubs de Calvarrasa de Abajo y Pedrosillo El Ralo ha sido condenado a 16 años y 10 meses de prisión como autor de cuatro delitos, tres de ellos relativos a la prostitución y otro contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, así como una cuantiosa indemnización para las afectadas (15.000 euros a cada una de las afectadas).

El acusado, que no se presentó a la primera cita con la Audiencia Provincial, no contestó a las preguntas del representante del Ministerio Fiscal, acogiéndose a su derecho a no declarar, y solamente respondió al letrado que lo defendía, afirmando que no tenía nada que ver con los hechos que se le imputaban: "En 30 años nunca he tenido ningún expediente", ha asegurado L.M.C, en relación a su actividad en el club, un local en el que aseguró que las chicas tenían "libertad y móviles para hacer lo que quisieran: entrar, salir, ir a la peluquería... nunca he tenido ninguna queja".

Los hechos por los que ha sido condenado se remontan a 2017, donde se puso de común acuerdo con otra persona, que no ha sido juzgada al no haberse obtenido su extradición desde Venezuela, y planificaron una estrategia donde se dedicaban a captar mujeres en este país para trasladarlas al territorio español, simulando ser turistas que se dedicaban a la hostelería.

Sin embargo, y tal y como apunta la sentencia condenatoria, realmente lo que pretendía era lucrarse a través de las actividades de prostitución de estas mujeres, sabiendo que su precaria situación económica les aseguraba que fueran captas y que una vez en España, sin recursos económicos, les sería imposible abandonas la prostitución. Así mismo, y para confirmar este fin, el acusado amenazaba a las mujeres con que si acudían a la Policía podrían ser enviadas a prisión o devueltas a Venezuela.

“Así en Venezuela, se contactaba con las mujeres, se les exponían las condiciones y se les requería para que mantuvieran relaciones sexuales y comprobar que iban a ejercer bien la prostitución. Realizaban el viaje, simulando ser turistas. y una vez en España, el acusado recogía a las mujeres, a las que llevaba al club donde ejercían la prostitución dirigida a su enriquecimiento, conforme había dispuesto”, tal y como apunta la sentencia de la Audiencia Provincial de Salamanca.

Por otro lado, el acusado ha sido absuelto del delito de blanqueo de capitales del que le acusaba, del mismo modo, Fiscalía.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído