El regente de un bar de Peñasolana, detenido por introducir un dedo en la vagina a una menor de 13 años después de emborracharla

Los hechos ocurrieron, presuntamente, en la madrugada del 22 al 23 de junio en la cocina de su establecimiento, y el hombre ha sido puesto a disposición judicial por presunto abuso sexual. Unos días antes le reconoció a la menor ser adicto al sexo y le tocó sus genitales

En la parte de atrás de la cocina es donde sucedieron todos los hechos denunciados
En la parte de atrás de la cocina es donde sucedieron todos los hechos denunciados

El regente de un bar de la urbanización de Peñasolana ha sido detenido por la Guardia Civil en la tarde de este pasado martes, 27 de julio, por presunta agresión sexual a una menor, vecina de dicha urbanización, de 13 años. En concreto, según la denuncia presentada, el varón toqueteó los genitales de la chica para, después, introducir un dedo en su vagina.

Según investigan los agentes del Instituto Armado tras una denuncia de la madre y según ha podido saber SALAMANCA24HORAS, los hechos sucedieron en la madrugada del jueves 22 al viernes 23, cuando la niña llegó a su casa en claro estado de embriaguez, hasta tal punto de sus padres decidieron llevarla a urgencias, donde se constató una alta tasa de alcohol.

Ya por la mañana del día 23, la menor fue capaz de contar a sus padres todo lo sucedido y que recordaba. En teoría, y tal y como ha podido saber este medio, la niña de 13 años ha declarado que el hombre le dio varios vasos -“cinco o seis vasos grandes”, pero no tanto como los que él bebía- de aguardiente.

La menor entonces, al notarse en estado de embriaguez, le pidió un vaso de agua, a lo que el camarero -que no es el propietario del bar pero sí regenta la explotación, ya que lo tiene alquilado- respondió que sólo se lo podía dar en la cocina, por lo que ambos accedieron. Sin embargo, cuando el regente del bar le sirvió el vaso de una garrafa de cinco litros, la joven pudo comprobar, tras beber, que se trataba de más aguardiente.

Mientras, el camarero iba bloqueando la salida de la niña de la cocina, un habitáculo pequeño en el que hay muchas cajas apiladas, según se recoge en la denuncia. En ese momento, le agarró las muñecas, de la cintura y por la mandíbula, tocándole el culo y la vulva para posteriormente introducir un dedo en su vagina.

Asimismo, y según ha denunciado la menor, le tocó los pechos por encima de la camiseta y le intentó besar, aunque ella se negaba cerrando la boca. Igualmente, intentó llevarle sus manos a su pene, lográndolo en un primer momento pero pudiendo escapar al joven cuando el regente del bar comenzó a bajarse la bragueta.

En ese momento salió corriendo. Ya en la calle se encontró con sus amigos, que no la acompañaron a casa, por lo que llamó a otro por teléfono para ir hablando porque tenía miedo de volver sola. Una vez llegó a su domicilio, no fue ni capaz de abrir la puerta, desmayándose poco a poco.

Su madre, que abrió la puerta, se la encontró tirada en el suelo junto a un vómito. Tras ella estaba el regente del bar y otra chica. El regente del establecimiento explicó que, cuando iba a dejar a la otra mujer a su casa, vieron a la menor en el suelo, por lo que se preocuparon, e insistió en ayudar a meterla en su casa, cogiéndola en sus brazos y dejándola en el sofá. Además insistió en que no hacía falta bajar a la niña al hospital porque era una borrachera más, algo a lo que la madre se negó.

Episodio previo la semana anterior donde ya le tocó la vulva y le aseguró ser adicto al sexo

En la denuncia ante la Guardia Civil se detalla, además, un hecho sucedido la semana anterior, concretamente el 18 de julio, donde la menor ya fue al bar acompañada de tres amigos. Entonces, el camarero comenzó a charlar con ella, alabándole su belleza y llegando a tocarle, con los dedos, su boca.

Todo ello mientras le servía chupitos primero y whisky después. Tras ello, salieron a la terraza, en una parte alejada, y se sentaron juntos, charlando de la familia de la menor -a la que el regente del bar conocía-. Pero, en un momento determinado, el varón cambió de conversación, según se atestigua en la denuncia, hablando de temas sexuales y reconociendo su adicción al sexo.

Pero no quedó ahí la cosa, sino que el hombre empezó a tocarle primero la pierna y luego la vulva, preguntándole si era virgen porque “qué bien cabría mi polla aquí dentro” o preguntándole que si “la había chupado ya”.

Una vez salió en busca de más gente al grueso de la terraza del bar, el regente del mismo se ofreció a llevarla a casa en su furgoneta, algo a lo que ella se negó en un primer momento pese a la insistencia del varón. Finalmente, una amiga suya, al ver que la joven estaba embriagada y asustada, subió con ella en el vehículo para que esta fuera a casa.

Testigos aseguran haber visto a la joven sin beber a medianoche

Tal y como ha podido conocer SALAMANCA24HORAS, la Guardia Civil ha realizado un exhaustivo trabajo de investigación en el que han tomado declaración a numerosas personas. Así, varios testigos aseguran haber visto a la menor agredida en el bar en torno a la medianoche, si bien en ese momento no estaba bebiendo alcohol.

Asimismo, esa misma testigo ha indicado a la Benemérita que, cuando supo que la joven estaba siendo buscada por sus padres, se dirigió al domicilio de la menor, donde ya tuvo constancia de que había aparecido “inconsciente y muy blanca” y donde también se encontró al camarero del bar, junto a otra vecina de la urbanización, asegurando a los padres de la niña que “era una borrachera normal” y que no hacía falta llevarla al hospital.

Igualmente, esta misma persona ha relatado los hechos ocurridos el día 18 desde su perspectiva, coincidiendo en gran parte con los expuestos por la joven y añadiendo además que, cuando ella se acercó y se sentó con ellos le espetó, como al resto de la gente, que estorbaba.

Además, ha afirmado ante la Guardia Civil que el hombre le ha tocado, a ella, en varias ocasiones el culo, pero que no lo ha contado “por vergüenza”. Y no solo eso, sino que muchas veces lo ha escuchado hacer comentarios “fuera de lugar” sobre sexo, especialmente tras beber alcohol.

La menor tenía prohibido ir al bar pero fue por no quedarse sola y porque les vendían alcohol

Cabe reseñar que la menor tenía prohibida la entrada en dicho bar por parte de su madre ya que ella tenía sus rencillas personales con el regente del establecimiento pese a que antes era “conocido de la familia”, según se recoge en la declaración ante la Guardia Civil. Sin embargo, la menor explicó que no hizo caso a sus padres para no quedarse sola, ya que todos sus amigos de la urbanización iban a dicho bar porque el camarero les vendía alcohol pese a que sabía que eran menores.

En la denuncia presentada ante la Benemérita -por agresión sexual- también se solicita una orden de alejamiento, ya que la familia vive “cerca de bar”, y se adjuntó un análisis clínico que se le realizó en el centro hospitalario y cuyo diagnóstico es “presunta agresión sexual”.

El hombre, tras ser detenido, ha sido puesto a disposición judicial.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído