Habían pasado las cuatro de la tarde cuando unos alaridos sobresaltaron a los vecinos de Alfonso IX, a la altura del número 18, en lo que en su día se denominó Doña Urraca. Un joven comenzó a gritar desde la ventana de un tercer piso, lo que llamó la atención de los viandantes y sobre todo de los clientes de los bares y tiendas que se encuentran en la zona. "Empezó a tirar cosas por la ventana, zapatillas, un tendedero, y decir que iba a volar el edificio", recuerda una testido, que rememora para SALAMANCA24HORAS los angustiosos momentos vividos durante toda la tarde.

"De repente salía, volvía a meterse, bajaba la persiana, la subía, se le veía muy nervioso", recuerdan los vecinos, que comenzaron a arremolinarse en la acera ante el espectáculo que acontecía a escasos metros. "No hacía más que decir que iba a explotar la bombona, pero parece que poco a poco lo fueron calmando y ya no daba tantos gritos", continúa el relato. Por eso, la intranquilidad se convirtió en incertidumbre. "Decían que tenía a sus padres retenidos con un cuchillo, estábamos temiendo que hiciera cualquier locura".

Pero al final la historia se saldó sin más heridos que un policía con un corte en una mano. La gran labor desarrollada por los agentes de la Policía Nacional ha permitido que el suceso haya quedado en eso precisamente, una anécdota. Mientras el hombre era trasladado en una camilla hasta la ambulancia, algunos vecinos le gritaban "suerte, chaval", pues, como comentaron a este periódico, "no se encontraba bien y lo estaba pasando muy mal con problemas desde hace tiempo".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído