Un incendio en el edificio de maternidad del hospital Virgen de la Vega de Salamanca ha obligado a desalojar la zona al mediodía de este miércoles.

La alarma se produjo sobre las 13:15 horas, cuando se alertó a los bomberos por la presencia de una importante humareda en el edificio. El origen estuvo, según explica la gerente del complejo hospitalario, Cristina Granados, en uno de los quirófanos de la primera planta, donde se está cambiando el sistema de ventilación. Uno de los operarios ha perforado un tubo de conducción del aire, generando un pequeño fuego. La humareda subió por el tubo, propagándose hasta la cuarta planta del edificio.

Como medida preventiva se desalojó a todo el personal sanitario y pacientes que se encontraban hasta la cuarta planta, mientras la Policía Local cortó el tráfico en el paseo de San Vicente para facilitar la labor de los bomberos. Desalojo que se produjo de forma ordenada y sin mayores problemas. De hecho, sólo ha resultado intoxicado por humo el trabajador que estaba en el quirófano.

Los bomberos procedieron a extraer el humo de la primera y segunda planta con ventiladores, pues al tratarse de quirófanos no hay ventanas que pudieran abrirse y facilitar esta labor. Una vez ventilada la zona, comprobado que el fuego estaba completamente extinguido y que no había gases, el edificio sanitario regresó a la normalidad. Por tanto, todo quedó en un susto.

"Ruido ensordecedor y suciedad conviven con los pacientes"

Precisamente el sindicato de enfermería Satse ha emitido un comunicado en el que denuncia que "una vez más y sin previo aviso, la Dirección del Complejo Asistencial de Salamanca ha mostrado a los usuarios de la sanidad salmantina cuál es la importancia que tienen los pacientes". Así, explica que en la mañana de este miércoles el servicio de Urgencias del Hospital Virgen Vega ha amanecido con ruido ensordecedor, suciedad y molestias por diversas obras.

Para Satse "es inadmisible e inaudito que acompañantes y pacientes con patologías muy delicadas, e incluso con compromiso para su vida, compartan sala con ruidos propios de trabajos que incluso precisan de protección para los propios operarios. Una muestra más de la calidad asistencial de la que presume la gerente Granados y su equipo intentando lavar la cara a un hospital obsoleto y abandonado".

Añade Satse que los representantes de los trabajadores vuelven a ser ninguneados por la dirección de este centro, "al no informar de cualquier cambio o ubicación de la asistencia a los usuarios, sin conocer informe de impacto previos a estas obras y sin valorar, que este tipo de actuaciones pueden poner en riesgo la salud laboral del personal que está trabajando en ellas".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído