​Tres años y medio de prisión para ‘El Pari’ y dos para ‘El Polini’, por un delito continuado de robo

Los hechos, por los que han sido juzgados en la mañana de este lunes en el Juzgado de lo Penal nº 1, se remontan a febrero de 2018 cuando la Guardia Civil detuvo a los dos delincuentes en la Fuente de San Esteban

 1575551
1575551

?El Pari? y ?El Polini? han aceptado una pena de tres años y medio y dos de prisión, respectivamente, por un delito continuado de robo. Para el primero de ellos, M.A.M.L., el fiscal solicitaba cuatro años y dos meses de cárcel y para A.I.Z., tres; sin embargo, han aceptado las penas antes mencionadas.

Los hechos, por los que han sido juzgados en la mañana de este lunes en el Juzgado de lo Penal nº 1, se remontan a febrero de 2018 cuando la Guardia Civil detuvo a los dos delincuentes en la Fuente de San Esteban, tras aparecer numerosas patrullas en el lugar y evitar su huida. Ambos eran responsables de varios robos en diferentes establecimientos de la provincia, así como el de un coche en el casco urbano de Salamanca.

1575749



Precisamente con ese vehículo llevaron a cabo, o intentando, robos con fuerza en una gravera y una cerrajería del Cubo de Don Sancho; una tienda de electrodomésticos y un taller mecánico de la Fuente de San Esteban; un intento de robo de una moto en Buenamadre; y en dos propiedades privadas de Santa Olalla.

Un largo historial de robos en la provincia

Ambos delincuentes tienen pendientes juicios por otros múltiples delitos de robo en la provincia. Precisamente uno de los más sonados, y de los que formaron parte ambos acusados, fueron los investigados dentro de la operación Popana. La Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Salamanca desarrolló una investigación "larga y compleja", que se inició con motivo de los diez robos con fuerza que se cometieron la noche del 8 al 9 de febrero de 2019, donde los autores sustrajeron dos vehículos para, a continuación, cometer varios alunizajes en diferentes bares y gasolineras de las localidades de Golpejas, La Fuente de San Esteban, Villarmayor, Villar de Peralonso y Villares de la Reina, determinándose que los presuntos autores de las acciones delictivas eran delincuentes con residencia en la provincia de Salamanca.

Durante el tiempo que duró la investigación se pudo determinar que varios individuos formaban parte de una banda dedicada al robo con alunizajes, pero también realizaban robos en viviendas habitadas en urbanizaciones ubicadas en el alfoz de Salamanca y traficaban con sustancias estupefacientes.

La explotación de la denominada operación POPANA se realizó en dos fases en la que participaron Guardias Civiles de diversas unidades de la Comandancia de Salamanca, una primera desarrollada los días 22 y 23 de mayo donde se procedió a la actuación policial contra la parte del grupo criminal que se dedicaba principalmente al tráfico de sustancias estupefacientes, procediéndose a la detención de cinco personas: M.C.S.R. de 29 años de edad, M.A.P, de 28 años, C.M.S. de 29 años de edad, J.D.P. de 25 años y de D.M.F. de 35 años de edad, así como a la investigación de I.M.F de 33 años de edad (internado en el Centro Penitenciario de Topas) responsable de la dirección de gran parte de las actuaciones delincuenciales. Además, se practicaron cinco registros domiciliarios y se incautaron de 600 gramos de cocaína, 374 gramos de hachís, 405 gramos de cogollos de cannabis sativa y 4.295 euros en metálico.

La segunda fase de explotación se llevó a cabo los días 4 y 5 de junio, permitiendo la detención de la parte del grupo criminal relacionada con los Delitos contra el Patrimonio (Robos con Fuerza en Establecimientos y Viviendas Habitadas). En esta fase se procedió a la realización de siete registros (seis viviendas y una nave) y la detención de ocho personas, M.A.M.L. de 29 años, D.B.H. de 25 años, A.M.A. de 28 años, R.A.N.C. de 22 años, L.B.R. de 22 años, A.I.Z. de 26 años, A.S.H. de 27 años y A.F. de 47 años.

Esta parte del grupo se dedicaba de forma sistemática al robo con fuerza en las cosas, tanto en establecimientos públicos (gasolineras, bares, etc..) donde se apoderaban de dinero en metálico, como en chalés de la provincia donde podían llegar a sustraer todo tipo de efectos, vehículos, joyas, aparatos electrónicos, herramientas, dinero en metálico... que posteriormente eran introducidos en el mercado negro obteniendo importantes beneficios con su venta, utilizando para ello a un ciudadano de nacionalidad marroquí con residencia en el barrio de San José de esta capital, que era el encargado de recepcionar la mayoría de lo sustraído.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído