El Fiscal mantiene la petición de 3 años de cárcel a los propietarios de una empresa de jamones por estafa

 El Fiscal mantiene la petición de 3 años de cárcel a los propietarios de una empresa de jamones por estafa
El Fiscal mantiene la petición de 3 años de cárcel a los propietarios de una empresa de jamones por estafa
Pese a que el pasado viernes la empresa denunciante y la denunciada llegaron a un acuerdo para saldar la deuda pendiente, el Ministerio Fiscal mantuvo en la vista oral celebrada hoy en la Audiencia Provincial la petición de tres años de prisión por estafa, aunque sí retiró la responsabilidad civil que ascendía a 132.452 euros (que era el valor de los jamones).

Los hechos sucedieron en 2010, cuando I.A.A. y R.A.L., administradores de la empresa Resti e Hijos de Guijuelo realizaron, según el auto de instrucción, una estafa conocida como "doble venta". Resti e Hijos entregó a Embutidos y Jamones España e Hijos un total de 2.025 piezas de jamón valorados en 112.389 euros. La entrega saldaba así una deuda que tenían con la empresa. En junio de 2010, Embutidos y Jamones España e Hijos le pide a los acusados que curen las piezas y además de entregarlas en depósito les dan 20.000 euros para los gastos de curación.

En el mes de marzo de 2011 los acusados acuerdan con otra empresa distinta la venta de 8.600 jamones, y dentro de esas piezas se encuentran las 2.025 que tenían en depósito de Embutidos y Jamones España e Hijos. La tercera empresa vendió todos los jamones y Embutidos y Jamones España e Hijos afirmaba no tener los jamones.

Sin embargo, los dos acusados manifestaron durante el juicio que vendieron las 2.025 piezas de jamones a una tercera empresa con el objetivo de recomprarlos para entregárselos a Embutidos y Jamones España y obtener así financiación, pero que pasado el peridodo de tiempo establecido para recuperarlos diversos problemas de impagos les impidieron recomprarlos "porque no teníamos poder adquisitivo".

Práctica habitual en Guijuelo

El gerente de la tercera empresa a la que Resti e Hijos vendió los Jamones compareció como testigo y afirmó que se trata de una práctica habitual el hecho de comprar a otras empresas productos frescos con derecho a recompra una vez finalizado el proceso de curación de las piezas. De esta manera, ellos le entregan a la empresa a la que compran un dinero y luego le dan el derecho de recuperar las piezas previo pago de dicha cantidad más el coste del proceso de curación. La finalidad de la empresa que vende es obtener financiación.

En el caso de Resti e Hijos, el testigo afirmó que una vez vencido el plazo se le comunicó la opción de recompra pero que se rechazó esta opción, por lo que la totalidad de los jamones pasaron a ser de su propiedad.

Acuerdo 

Los acusados pusieron de manifiesto en sus declaraciones que el pasado viernes llegaron a un acuerdo con la empresa denunciante -presentaron el documento firmado-. La deuda, que asciende a 140.000 euros, se salda con 66.000 euros pagados al contado, la entrega de un camión para su venta -cuyo precio es de aproximadamente 40.000 euros-, y el pago del resto de la deuda en el plazo de dos años.

I.A.A. afirmó que la reventa de los jamones nunca fue con la intención de estafar, sino con el objetivo de obtener financianción para su empresa -que en esos momentos sufría numerosos impagos- para poder recomprarlos después. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído