El fiscal mantiene la petición de cárcel por tentativa de homicidio y agredir a los miembros de una despedida de soltero

 El fiscal mantiene la petición de cárcel por tentativa de homicidio y agredir a los miembros de una despedida de soltero
El fiscal mantiene la petición de cárcel por tentativa de homicidio y agredir a los miembros de una despedida de soltero

El juicio contra cuatro hombres por agresión y una tentativa de homicidio contra una despedida de soltero finalizó este jueves con la declaración de los peritos y los alegatos finales. Tres días ha sido la duración de la vista contra J.R.I.Z., E.M.A., R.J.R. (alías Raúl 'El Niño') e I.M.F., después de que se formara una batalla campal el pasado 4 de septiembre de 2011 en un pub de Villoria que algunos testigos han calificado como "el salvaje oeste" o "una guerra" en el que volaron los vasos y las botellas. Posteriormente, además, se habría producido, según las investigaciones, un atropello premeditado contra una de las víctimas que quedó insconsciente en el suelo y fue nuevamente golpeado. Las penas pedidas llegan hasta los ocho años de prisión para este último caso.

En la última jornada, los peritos arrojaron dudas sobre la posible intención del atropello al no existir lesiones que pudieran ser características de este tipo de agresión. De hecho, dos de los peritos llamados por la defensa aseguraron que "no vemos que haya habido ningún atropello" al no existir en el informe médico de urgencias ningún tipo de contusión. Más dudas tuvieron los peritos de la causa hasta el punto de que surgió durante la vista una pequeña discusión sobre la posibilidad de que hubiera habido un atropello con la afectación del peroné y de un traumatismo en la cara de la víctima que, además, contaba con más de 1,5 gramos de alcohol en sangre por lo que su capacidad motora podría estar afectada. 

Más allá de este hecho,  se debatió sobre el gesto instintivo de poner las manos sobre el suelo antes de caer por el golpe del coche con el grado de alcohol y la inconsciencia del afectado posteriormente y su causa, sin conseguir llegar a una conclusión clara por lo que, a pesar de no existir lesiones características de un atropello, tampoco descartaron la posibilidad. 

Alegato final

Todas las partes mantuvieron sus conclusiones iniciales por lo que la petición se mantiene en ocho años por delitos de tentativa de homicidio y lesiones para I.M.F., mientras que a los otros tres acusados se le rebaja hasta dos delitos de lesiones y otra falta por lo mismo aunque en el caso de E.M.A. todas las partes estuvieron de acuerdo en que su implicación en los hechos arroja más dudas al declarar los testigos en la segunda jornada del juicio que no estuvo presente en ninguna de las dos lesiones y que, aunque, sí estuvo allí, algo que declaró él mismo, no se ha podido atestiguar que golpeara a nadie.

El Ministerio Fiscal, en cambio, dijo no tener ninguna duda sobre la implicación de los otros tres acusados después de los reconocimientos visuales que se hicieron en la vista y las declaraciones que también se realizaron anteriormente en periodo de instrucción, que se deben tener más en cuenta que, incluso, las del propio juicio por ser más próximas y espontáneas. Sobre el principal delito, el de tentativa de homicidio, que también le arrojaba dudas después de la declaración de los peritos, comentó, sin embargo, que ha quedado acreditado que no hay ninguna duda de que el conductor era I.M.F. y alegó que se le puede penar por ello debido al doble intento que realizó según varios testigos y otras sentencias similares del Tribunal Supremo.

En el mismo sentido se expresó el abogado de la acusación que, además, hizo alusión al miedo de los testigos por su vida como principal causa de los cambios de versión que se produjeron en algunos casos. También se refirió a "testigos falsos" por parte de la defensa como en el caso de J.R.I.Z. y E.M.A. al hablar ellos sobre coartadas que no se sostienen, según comentó, ejemplificados, en el segundo de los casos, en que comentaron que se fueron del lugar de los hechos a las 4 cuando ocurrieron a las 6.

La defensa, por otro lado, pidió la libre absolución de todos los acusados a excepción de I.M.F. al que le imputan un delito de lesiones y no de tentativa de homicidio al considerar que no midió la consecuencia del acto, hecho que se pide para que se dé el delito de tentativa, debido a su estado de drogadicción y alcoholismo, aunque el Ministerio Fiscal consideró que no había pruebas para decir esto. Por ello también se le pide desde la defensa un atenuante en el caso de que fuera penado con el delito de lesiones. Sobre R.J.R., afirmó que varios testigos afirmaron que el que golpeó se trataba de un chico corpulento rubio, características que no se dan en él. 

Para esto último afirmó que en el mismo reconocimiento por fotos pocos días después de los hechos, las propias víctimas tampoco identificaron a su cliente como autor de los hechos. "En el totum revolutum había más personas", dijo. Con respecto a los otros dos acusados, su abogado considera que no existe relación entre ellos y que ambos son completamente inocentes. En el caso de J.R.I.Z. afirma que no estuvo en el lugar de los hechos ese día tal y como afirmó el propio acusado y las personas que supuestamente estuvieron con él en su casa jugando a la vídeoconsola. Además, el informe médico solo manifiesta una agresión que se produjo, según declaraciones, por un hombre más fornido. 

El caso de E.M.A. llegó a asegurar que no entendía "por qué está sentado en el banquillo" con las evidencias existentes de que no participó en la causa que se juzga al no encontrar ni siquiera la Guardia Civil nada en su vehículo que le pudiera incriminar. Además, también dijo no entender por qué se le pide la misma pena a los dos últimos que a los demás al no existir ningún antecedente penal por los mismos hechos que se juzgan. 

Declaraciones de los acusados

Todos los acusados, al final de la vista, reiteraron que no tuvieron nada que ver con los hechos. E.M.A., incluso, se llegó a derrumbar en su intervención diciendo que siempre había sido una persona querida y que lleva en España toda la vida sin haber tenido nunca ningún problema. Todos los demás volvieron a comentar lo que ya hicieron el primer día del juicio y pidieron perdón por no haber actuado para defender a las víctimas. I.M.A. alegó, por otro lado, a su nerviosismo para explicar su huida en la que, según comentó, pudo dar a alguien. "No era mi intención. Pido perdón", concluyó. 

Segunda jornada

En la segunda jornada, en la que declararon los testigos, fueron varios los que sí reconocieron ver el atropello que, incluso, se habría producido en dos ocasiones, según anunciaron dos de los testigos. La reanudación, sin embargo, comenzó con la declaración de una de las víctimas, J.C.R.H., que aseguró que la pelea comenzó en el baño con una agresión a su persona por parte de R.J.R., que fue avisado por J.R.I.Z. anteriormente. "Me empezó a pegar en la cara sin decirme nada. Le dije que se había confundido. Me dejé pegar", dijo. 

Después de esto, según las aportaciones que hizo su hermano, D.R.H., también víctima, este habría ido a buscarle al baño ya que tardaba mucho y se cruzó con varias personas que salían del baño. Al comprobar el estado de su hermano, al que ayudó a levantarse, fue a preguntar lo que había ocurrido recibiendo por contestación un nuevo golpe tras el que empezaron a volar los vasos y las botellas. Mientras, el primer agredido declaró que se fue en dirección al centro médico entre una batalla campal que ya se había trasladado fuera del local entre los que vio al presunto atropellado, su primo, rodando sobre un coche rojo. En su declaración, aseguró, además, que los implicados en golpearle fueron J.R.I.Z. y R.J.R.

En el primero de los casos, sin embargo, ya el martes declaró que no se encontraba en Villoria aquel día sino con su hermano y un amigo en su casa jugando a la vídeoconsola, algo que han refrendado ambos en su declaración, pese a las dudas que le ha surgido al Ministerio Fiscal sobre el hecho de que se acordaran de aquel día exacto de hace casi cinco años. Los testigos, por su parte, han afirmado que se acordaban debido a que en pocos días se celebraba el cumpleaños del acusado y que se encontraban celebrándolo. 

Menos dudas han arrojado sobre el presunto autor del atropello, I.M.F., del que la mayoría han dicho que sí es el autor del mismo y que, además, fue premeditado. El presunto atropellado aseveró que solo recuerda ver a su primo con la cara hinchada y luego solo que se le avalanzó un coche cuando huía corriendo, esto último según ha explicado una enfermera que le atendió pero que no vio el atropello. 

Sí aseguraron verlo varios testigos protegidos de los que dos, además, comentaron que se produjo dos veces. Una con un golpe más suave de manera lenta y otra acelerando y dando marcha atrás. Alguno, incluso, comentó que llegó a escuchar declaraciones como "le hemos matado" antes de que se marcharan. Además, estos mismos testigos también comentaron que el propio autor del atropello habría bajado del coche para seguir propinándole patadas ya inconsciente en el suelo junto con varias personas más.

Primera jornada

La jornada del martes inició el juicio con la declaración de los acusados que negaron los hechos. En el caso de J.R.I.Z. afirmó, incluso, que no se encontraba en Villoria aquel día por lo que no pudo participar en ninguna reyerta y dijo desconocer, incluso, a dos de los otros tres acusados y solo tener una relación con I.M.F. El primero llegó a decir que pegar a un hombre en el suelo es de cobardes y que ese día se encontraba con su vecino jugando a la vídeoconsola y planeando el fin de semana. 

Los otros tres acusados sí declararon estar en el lugar de los hechos aunque no su implicación. E.M.A. comentó que en el momento del comienzo de la pelea se encontraba fuera del local y que no llegó a agredir a nadie sino que le llegaron a empujar para salir del local alguien con las manos ensangrentadas, aunque no pudo visualizar quién fue. 

En el caso de R.J.R., en la cárcel por otros delitos, afirmó que sí se encontraba en Villoria. De hecho, fue a una velada de boxeo anterior junto con dos amigos que posteriormente se fueron. Él se quedó en la localidad y acudió al pub con otras personas aunque negó que estuviera implicado en los sucesos que se juzgan. De hecho, aseguró que no fue al baño, lugar en el que empezó la trifulca, y que llegó a cambiarse dos veces de sitio en el local después de que la despedida de soltero estuviera provocando a los que allí se encontraban. Llegó a ser golpeado con un vaso, según declaró, y otro joven amigo suyo también lo fue con una botella. 

El último en declarar fue I.M.F., al que se le acusa de intento de homicio al atropellar a una de las víctimas, aunque comentara en la primera jornada del juicio que él no se dio cuenta de ello y que solo intentó salir huyendo maniobrando con el coche. Al igual que los otros tres acusados, aseguró que no participó en la pelea y que su intento de huida se debió al miedo de la situación y a que había consumido drogas, por lo que ya ha sido sancionado en varias ocasiones. "No me gustan los conflictos y menos esos con tanta gente", dijo. 

Posteriormente a que comenzara la pelea, se montó en el coche y maniobró con él sin golpear a nadie y sin que posteriormente saliera nadie del coche para seguir propinándole patadas. Aunque en su primera declaración en los Juzgados de Peñaranda afirmó que había visto a gente golpeando en el suelo a alguien inconsciente, en la vista en la Audiencia confesó no haberse dado cuenta y negó las acusaciones de que solo salió huyendo cuando alguien gritó "le han matado, le han matado". "No intenté matar a nadie. Nunca lo he hecho. No atendí a mi deber de socorro pero no vi que hubiera dado a alguien. Huí por el miedo a la batalla y por mi estado", concluyó. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído