La joven cocinera de un hotel hostigada por sus superiores: "me insultaban y anulaban. Llegaron a decirme que no iba a volver a encontrar trabajo en Salamanca"

El juicio contra A.C.G. y M.G. se ha celebrado en la mañana de este martes, 3 de julio, en el Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca. Ambos se enfrentan a una pena de un año de prisión y a indemnizar a la víctima de forma conjunta con 6.000 euros por los daños morales

 1280444
1280444

Dos extrabajadores de un hotel de la capital, situado en el barrio de San Bernardo, se han sentado en la mañana de este martes, 3 de julio, en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 2 de Salamanca por un presunto delito de acoso laboral en 2014 contra una cocinera del establecimiento, que sufrió una crisis de ansiedad y estuvo de baja laboral. El representante del Ministerio Fiscal solicita para A.C.G. y M.G. una pena de un año de prisión para cada uno, así como una indemnización conjunta para la víctima de 6.000 euros por los daños morales.

Muy afectada, la joven víctima de los hechos le ha contado a la juez que A.C.G. fue contratado como gerente del hotel cuando ella era la jefa de cocina, pero a su llegada el acusado le propuso costearle una formación —durante el periodo de sus vacaciones— en San Sebastián, a lo que ella se negó "porque quería poder disfrutar, como cualquier trabajador, de mis vacaciones". Así A.C.G. contrató a M.G., un cocinero con experiencia como jefe de cocina en otros establecimientos para que le impartiera formación a la víctima y renovara el menú. 

En un principio, M.G. fue atento con la víctima, siempre según su relato, pero poco después, cuando comenzó a tomar parte en la cocina, "empezaron los dos a infravalorarme y a insultarme, diciéndome que no valía para nada, incluso metiéndose con mi forma de vestir y llegándome a amenazar con que no iba a volver a poder encontrar trabajo en Salamanca". En el caso de M.G., según la joven, llegó a "castigarme en una esquina de la cocina, impidiéndome hablar con nadie". "La situación fue tan dura que presenté mi renuncia meses después", indicó. La joven tuvo que recibir tratamiento psicológico y permaneció medicada más de un año y medio por los hechos que se han juzgado hoy.

Por su parte, el acusado A.C.G. ha negado que increpara e insultara a la joven en ningún momento, desmintiendo una y otra vez las frases que recoge el escrito de calificación del Ministerio Fiscal, como "no sabes hacer nada", "para venir a trabajar y estorbar así mejor quédate en la cama", "si te pregunto por sitios donde ponen buenas copas y se folla bien, me dirías más", o "cara de huevo, ¿qué miras con esa cara de tonta?", entre otras expresiones. 

También ha negado las acusaciones M.G.. Sin embargo, en un momento dado de la vista oral se ha reproducido una grabación que realizó la víctima cuando "la situación era insostenible", con la que los presentes en el juicio —así como los letrados de las distintas partes— han podido comprobar de viva voz de los dos acusados —porque incluso uno de ellos llega a identificarse mientras habla— el trato vejatorio hacia la joven cocinera, con términos groseros y fuertes acusaciones contra ella.

Ni los dos acusados ni la víctima trabajan actualmente en el hotel en el que ocurrieron presuntamente los hechos. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído