El joven J.M.S.C., de 28 años, alias ‘Mika’ detenido nueve veces el último año por la Policía Nacional debido a denuncias de acoso a menores de edad, tenía este martes una nueva cita en los Juzgados de Salamanca para hacer frente a tres denuncias. Pero, ante la presencia de numerosos medios de comunicación, sobre todo televisiones de ámbito nacional tras tratarse su caso en el programa ‘Espejo Público’ de Antena 3, el joven ha evitado el trance prestando declaración previamente. El juicio, por tanto, se ha desarrollado sin su presencia, declarando los padres de las menores de edad, así como las propias víctimas. En total, Mika se enfrena a una multa de al menos 7.500 euros.

La primera en declarar los hechos denunciados fue la madre de una de las víctimas, quien narró al juez las continuas amenazas y acoso al que se vió sometida su hija por el demandado. Según el relato de la mujer, el joven de 28 años acosó durante una larga temporada a la menor telefónicamente a través de llamadas y mensajes y emprendió un acoso hacia la chica, a la cual iba a esperar a la salida del instituto y la perseguía hasta que ella llegaba a su domicilio, propinándole durante todo el recorrido amenazas, insultos y vejaciones. La madre de la víctima apuntó en su testimonio que cuando la menor le informó de la situación, fue ella misma quien se puso en contacto con el denunciado para pedirle "por las buenas" que dejase de acosar a su hija, a lo que éste, según la madre, arremetió contra ella con más vejaciones, amenazas e insultos. 

La segunda demandante, más breve, ha relatado el acoso que sufrió por parte del acusado, quien se puso en contacto con la menor para arremeter contra su prima, ya que, al parecer, esta chica también menor de edad había renunciado a tener una relación sentimental con él. A través de mensajes por Whatsapp, según la demandante, J.M.S.C. decía que tenían que matar a su prima "por ser una guarra". 

El tercer padre que ha comparecido en la Sala de Instrucción Número 2 ha ratificado las dos denuncias que interpuso el pasado mes de octubre cuando su hija, menor de edad, le informó de que el acusado, al cual declaró "no conocer de nada", se puso en contacto con ella a través de llamadas con número oculto y mensajes en los que amenzaba de muerte tanto a la chica como a su familia. 

Por último, la madre de otra de las chicas denunciantes ha relatado el acoso sufrido por su hija durante un mes cuando, según su testimonio, Mika intentó tener una relación sentimental con ella, a lo que la chica se negó, por lo que él comenzó a arremeter con insultos y amenazas de muerte. Tanto la madre como la hija han narrado que el acusado llegó a presentarse en dos ocasiones en el centro de estudios de la menor, e intentó sacarla, aunque en vano. Entonces Mika, acompañado de un conocido, amenazaron con un cuchillo de cocina a la menor. La víctima ha aportado el informe y el testimonio elaborado por una perito en donde se refleja el trastorno depresivo y psíquico que el acoso y las amenazas que el imputado han provocado en ella. 

Detenciones anteriores 

 
La última detención a cargo de la Policía Nacional tuvo lugar a finales de octubre, como presunto autor de delitos de amenazas y acoso, del que fueron víctimas en esta ocasión dos chicas de 15 y 17 años de edad. Según informa la Comisaría de Salamanca, se trata de la misma persona que a comienzos de octubre amenazó a una niña de 13 años por negarse a mantener una relación sentimental con él. 
 
La detención se produjo tras las gestiones practicadas en relación con dos denuncias presentadas en la Comisaría en las que las víctimas hacían referencia a amenazas recibidas de forma verbal o a través de la aplicación WhatsApp, siempre con la pretensión del autor de establecer relaciones y ante el rechazo recibido por parte de las jóvenes. Incluso en una de las ocasiones se hizo pasar ante los profesores de una academia de peluquería donde una de las chicas realizaba prácticas por un familiar, para tratar de conseguir a la fuerza que saliese del local, profiriendo contra ella todo tipo de insultos y vejaciones. 
 
En relación con su historial delictivo acumula, desde el año 2008, dieciocho denuncias por parte de sus parejas sentimentales o de jóvenes con las que ha pretendido establecer algún tipo de relación, entre las que se encuentran hechos de malos tratos, amenazas, vejaciones o quebrantamiento por incumplimiento de órdenes judiciales. Además el grado de acoso al que somete a algunas de las víctimas es tal que llegan a necesitar tratamientos por depresión, añade la Policía.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído