Multa de noventa euros para un hombre por 'okupar' el colegio Gabriel Martín de Buenos Aires

Se trata de un reincidente con condenas por otros hechos más graves. En 1989, el asesinato de su padre le costó trece años de cárcel, mientras que fue penado con otros nueve cuando a su salida envió varias cajetillas con explosivos a conocidos de los que se quería vengar. Los hechos por los que ha sido juzgado en esta ocasión se corresponden a 2014 cuando usó como vivienda el colegio sito en Buenos Aires en el que se alimentaba y aseaba después de colarse por el tejado

 Multa de noventa euros para un hombre por 'okupar' el colegio Gabriel Martín de Buenos Aires
Multa de noventa euros para un hombre por 'okupar' el colegio Gabriel Martín de Buenos Aires

Un hombre ha condenado a una multa de noventa euros, según fuentes judiciales, por un delito de usurpación al residir durante varios días en el colegio público Gabriel Martín, sito en Buenos Aires. El Ministerio Fiscal pedía para él, de iniciales J.M.F.M., una multa superior a los 500 euros y su defensa, la libre absolución al tener en cuenta la alteración psíquica y el estado de necesidad en el que se encuentra el acusado.

Los hechos se remontan al pasado mes de marzo de 2014 cuando el director de dicho colegio se dio cuenta de que alguien se estaba colando por el tejado en el centro al aparecer un día el calefactor que disponía en su despacho en secretaría. Además, descubrieron un documento original del acusado en el que pedía una pensión que se dejó en la fotocopiadora.

Durante su estancia en el colegio Gabriel Martín, aunque no robó nada, según declaró el director, sí utilizó las dependencias como si fuera su hogar. De hecho, entró en el comedor para alimentarse e, incluso, se aseaba en las duchas disponibles en el centro, que también usó como vivienda en años anteriores. 

Da la casualidad que el acusado, que no compareció en la causa como ya había ocurrido otras veces y que ya fue condenado por lo mismo, se trata de un hombre que tiene otras penas en su haber. Incluso pasó en la cárcel buena parte de su vida después de ser condenado por parricidio en 1989 y por enviar cajetillas con explosivos a diversas personas conocidas a su salida de prisión. En concreto, por ambas cosas fue penado con 22 años de prisión. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído