​“No me puede preguntar catorce veces la misma cosa”: se suspende un juicio en la Audiencia Provincial de Salamanca por el desquiciado estado del acusado

Se trata de una vista oral en la que una pareja, que ha declarado por videoconferencia, se enfrenta a cuatro años de prisión por estafar, presuntamente, una cantidad superior a los 90.000 euros a una empresa de jamones de Guijuelo

16 Comentarios

 Audiencia Provincial juicio estafa
Audiencia Provincial juicio estafa

Lo advirtió su letrada y el Juez al inicio del juicio: “No sabemos si este hombre está en condiciones de declarar”. Su abogada señaló, además, que su defendido estaba siendo sometido a tratamiento por un severo problema psicológico: "Tiene que tomar al día dos pastillas de morfina más otros seis fármacos". Precisamente, ante estas declaraciones y tras comprobar en pantalla –puesto que los dos acusados iban a declarar a través de videoconferencia- que, y a simple vista se podía percibir, el varón no se encontraba bien, el responsable de la sala sugirió a las partes intervinientes realizar preguntas claras, directas y sin reiteración dada la posible dificultad a contestarlas por parte del presunto estafador.

Aun así, el Juez ha preguntado a P.L.T. si se veía en condiciones de contestar a las preguntas y aguantar una vista oral que podía extenderse varias horas. El acusado ha contestado afirmativamente y de esta forma ha comenzado un juicio que sin embargo ha tenido que suspenderse a los pocos minutos y que ha acabado con esta persona trasladada en ambulancia al hospital.

No obstante, esta breve vista oral se ha iniciado con el turno del representante del Ministerio Fiscal. P.L.T. en compañía de su mujer, ambos acusados de un presunto delito de estafa al quedarse más de 90.000 euros en un fraudulento negocio de compra venta de jamones llevado a cabo sobre una empresa de Guijuelo, ha contestado con monosílabos a las breves preguntas llevadas a cabo por esa parte donde solamente se referían a la autoría y la actividad comercial de las empresas que estaban a su nombre y al de su mujer en la época de los hechos denunciados (2014).

Sin embargo, cuando ha sido preguntado si ya había sido procesado  por esos mismos hechos en el Juzgado de lo Penal, el acusado ha comenzado a alterarse y se ha encarado frente al televisor dirigiéndose al representante del Ministerio Fiscal “No me puede preguntar 14 veces la misma cosa”. Acto seguido ha comenzado a soltar todo tipo de improperios hacia la presunta víctima, poniéndose cada vez más violento: “yo no lo he hecho nada a este hombre. Es una mala persona ¡ya está bien!"

El hombre, fuera de sí, lejos de tranquilizarse ante el intento del Juez, ha entrado en un alterado estado de cólera y solo se ha tranquilizado cuando su mujer y su hijo, que ha entrado en la sala al escuchar las voces de su padre, lo han abrazado. Acto seguido, el Juez ha decidido suspender durante 10 minutos la vista, para después alargar ese receso más de 45 minutos al requerir en Illescas, lugar desde el que se estaba realizando la videoconferencia de los acusados, un médico forense desplazado desde Toledo.

Ha sido el propio médico quien después de evaluar al acusado ha alertado que no estaba en condiciones de declarar y que iba a ser trasladado en ambulancia al hospital: “Está desorientado en tiempo y en espacio”

El juicio ha sido suspendido y su nueva fecha, según palabras del Juez, queda pendiente de la evaluación del acusado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído