La Policía Nacional interviene más de 6.200 artículos táctico-policiales falsificados

 La Policía Nacional interviene más de 6.200 artículos táctico-policiales falsificados
La Policía Nacional interviene más de 6.200 artículos táctico-policiales falsificados
Agentes de la Policía Nacional han intervenido en una investigación pionera 6.225 artículos táctico-policiales falsificados. Catorce personas han sido detenidas e imputadas, entre ellas los cabecillas, dos ciudadanos chinos que importaban los productos falsos desde su país de origen. Se trata de la primera incautación en Europa de este tipo de falsificaciones, que eran distribuidas en España por comercios especializados en airsoft o en equipamiento militar o policial. Las imitaciones incautadas carecen de garantías de seguridad y calidad, por lo que suponen un riesgo para el usuario, entre ellas guantes anticorte que no protegen, armas simuladas con riesgo de explosión o visores con láser que podrían dañar la retina.
 
La investigación se inició en marzo cuando los agentes detectaron la venta de estos productos falsificados y el riesgo que suponían para los consumidores. La mayor parte de los productos estaban destinados al uso amateur en actividades de ocio como el airsoft, aunque algunas de las falsificaciones se vendían también para el uso profesional, bien por parte del ejército o bien por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
 
Grupo organizado con estructura nacional
 
A medida que las pesquisas avanzaron los agentes tuvieron constancia de que se trataba de un grupo organizado con infraestructura suficiente para importar, distribuir y vender en diferentes comunidades autónomas productos táctico-policiales que imitaban conocidas marcas registradas. El núcleo de la organización operaba desde la localidad de Illescas (Toledo), donde dos ciudadanos chinos con capacidad económica e infraestructura empresarial importaban los productos falsificados desde su país de origen y los distribuían al resto de España a través de una red de clientes. Entre los detenidos e imputados por delitos contra la propiedad industrial se encuentran los dos importadores y líderes de la trama, así como empresarios y responsables de los comercios en los que se distribuían las falsificaciones.
 
Los investigadores han practicado también diez registros en almacenes y establecimientos en los que se han incautado de un total de 6.225 imitaciones. Estos artículos no han superado los controles mínimos exigidos, por lo que podrían suponer un grave riesgo en algunos de sus usos, entre ellos: guantes anticorte que no funcionan y son fácilmente traspasados, armas simuladas que necesitan una carga de gas que hace aumentar el riesgo de explosión, fundas de pistola con mecanismos de seguridad inservibles, visores láser que además de no cumplir con su función de precisión pueden provocar quemaduras en la retina u ópticas de gafas que asimismo pueden ocasionar daños oculares.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído