El salmantino acusado de introducir los dedos en la vagina de una mujer mientras orinaba en Béjar: “Yo solo le dije: marrana, tapate un poco”

Sin embargo, la víctima ha asegurado con firmeza que “se acercó por detrás y me introdujo dos dedos en la vagina”

34 Comentarios

Audiencia Provincial | Foto: S24H
Audiencia Provincial | Foto: S24H

Un vecino de Béjar de iniciales J.G.I. ha sido juzgado en la mañana de este lunes en la Audiencia Provincial de Salamanca como autor de un presunto delito de abuso sexual al introducirle, según la denuncia de la víctima, los dedos en la vagina a una mujer mientras orinaba entre dos coches en la calle Libertad de Béjar en julio de 2018.

Sin embargo, el acusado, que se enfrenta a una pena de 6 años de prisión, ha negado los hechos asegurando que vio a la mujer “meando, pero solo le grité: marrana, tapate un poco”. J.G.I. ha continuado explicando que “entré en un bar y después entró su novio con unos amigos a pegarme una paliza, pero me marché a casa”.

Ha reiterado, del mismo modo, que él no introdujo los dedos en la vagina de la joven y que “se considera inocente” de algo que “recuerdo con claridad”.

“Me introdujo los dedos en la vagina, estoy segura al 100%”

Una versión absolutamente contraria ha dado la víctima de los hechos, quien ha asegurado sin dudar que el acusado le introdujo los dedos mientras orinaba. “Estaba en un bar y salí a la calle a hacer pis. Estaba terminando de hacer pis cuando noté que alguien me introdujo los dedos por detrás”, acto seguido, la víctima ha contado que “me levanté y le dije: ¿Qué haces? Y se retiró llamándome guarra. Estoy segura al 100% que me introdujo los dedos y que era él”.

Según ha manifestado en el juicio la joven, que estaba de fiesta con una compañera de trabajo y con su novio, fue hasta la puerta de la discoteca de donde había salido para encontrarse con su pareja con quien, después de calmarse, fueron a la Policía Nacional a denunciar los hechos.

Después de la denuncia la joven tuvo que ser atendida en Urgencias por una crisis de ansiedad concluyendo a la pregunta del Fiscal “¿Recuerda con claridad lo sucedido? Sí, sí, de verdad, ninguna duda”.

Por estos hechos, tanto la acusación particular como el representante del Ministerio Fiscal, se ha mantenido la pena de prisión de 6 años por un presunto delito de abuso sexual, así como una indemnización de 3.000 euros en concepto de reparación del daño moral ocasionado.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído