Un salmantino, exonerado de pagar una deuda de más de un millón y medio de euros tras arruinarse la empresa que gestionaba

Su empresa entró en concurso de acreedores y él estaba como avalista. Un error que le llevó a perderlo todo y a acumular una deuda de más de un millón y medio de euros

Juzgados de Salamanca. Foto EP
Juzgados de Salamanca. Foto EP

Un salmantino podrá empezar de cero gracias a la Ley de Segunda Oportunidad. Borrón y cuenta nueva después de llevar varios años sufriendo las consecuencias económicas que llevaron a la empresa que gestionaba a la ruina y que le hicieron cargar con una deuda que alcanzaba la cifra de 1.538.632,41 euros.

Este empresario salmantino tenía una empresa en la provincia. Para continuar con su labor empresarial decidió pedir financiación a diferentes entidades bancarias y en uno de esos momentos el banco le solicitó un aval, poniéndose él mismo como persona física, lo que posteriormente supondría un grave error.

La empresa entró en concurso de acreedores y él tuvo que responder como persona física a una deuda acumulada de más de un millón y medio de euros. Lo perdió todo y comenzó una auténtica pesadilla personal cargada de deudas.

Tras varios años de desesperación, al no poder de ninguna de las formas devolver esa deuda, decidió, a través de SOS Abogados (plaza de La Fuente, 14), realizar una solicitud de segunda oportunidad ante notario, intentando así poder quedar exonerado de ese montante económico y poder volver a empezar de cero.

“Estaba muerto civilmente y hemos podido, a través de la ley, que vuelva a tener una segunda vida”, afirman desde SOS Abogados.

Primeramente, intentaron realizar un acuerdo extrajudicial de pago con las entidades, pero ninguno de los bancos aceptó. Tras cumplir todas las etapas presentaron esta solicitud ante el Juzgado de Primera Instancia número 4 de Salamanca y tras admitirlo a trámite la juez consideró que el deudor cumplía todos los requisitos para que quedara exonerado de la deuda de 1.538.632,41 euros. Requisitos, entre otros, como actuar de buena fe, que la deuda no superara los cinco millones de euros o no haber sido condenado por delitos económicos, así como haber intentado una solución o un acuerdo por vía extrajudicial.

No obstante, la propia juez ha dictaminado que cualquier acreedor está legitimado para solicitar la revocación del auto, en un periodo de cinco años, si constata que el deudor había ocultado la existencia de bienes o ingresos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído