El Juzgado de lo Penal de Salamanca iba a acoger en la mañana del martes un juicio contra E.G.C., 'El Popi', hermano del famoso delincuente 'El Rubio', que finalmente ha sido suspendido ante la falta de testigos, que no han acudido a Colón. En los Juzgados solo estaban presentes los agentes de la Policía Nacional que lo detuvieron en su momento tras perpetrar un robo con intimidación por el que el Ministerio Fiscal le pedía cuatro años. Además, la detención se produjo en medio de una condena por lo que también se le ha imputado un delito por quebrantamiento de condena por el que se le pedía una multa de 18 meses a razón de ocho euros diarios. 

La vista, prevista para este martes, queda así suspendida hasta nueva fecha porque la falta de testigos no permitía afrontarla con garantías al considerar imprescindibles las declaraciones de estos para aclarar los hechos que se remontan a finales de 2015 en un bar del barrio de Garrido cuando amenazaba a los trabajadores para que le dieran dinero. Pese a que le fue impuesta posteriormente un alejamiento del lugar ante las quejas de los propios trabajadores, volvió al establecimiento para seguir amenazandolos.

'El Popi' tiene, además, pendientes varios sucesos ocurridos en los últimos años. En julio de 2014 fue detenido por un robo con intimidación al atracar una librería en la calle Río Coa, en Vistahermosa. El acusado entró en el local pidiéndole al propietario dinero para un taxi y al negárselo se pudo muy violento, haciendo ademán de abalanzarse contra él y amenazándole diciendo "soy el Popi, un merchero muy peligroso y las muertes me salen gratis". 

En ese momento, al ver que portaba un cuchillo en un bolsillo trasero de su pantalón, el librero le entregó 20 euros y posteriormente otros 20, huyendo el atracador en un taxi que le exigió que solicitara telefónicamente. Quince minutos después, la Policía Nacional detectó al presunto atracador, conocido policialmente por sus numerosos antecedentes, mientras salía de un portal en la calle Villanueva de la Serena, en el Barrio de Buenos Aires, donde un taxi le estaba esperando. Tras interceptarle se procedió a su detención y a practicarle un cacheo de seguridad que permitió intervenir un cuchillo de cocina de diez centímetros de hoja que portaba en la espalda, escondido en el calzoncillo, que sería el arma intimidatoria que portaba en el momento del robo. 

En los últimos meses, además, también ha sido detenido otras tantas veces por delitos similares como, por ejemplo, en octubre de 2015 cuando retuvo a un repartidor de pizzas exigiéndole que le diera el dinero que llevaba encima o por amenazar de muerte a un portero de discoteca al no dejarle entrar en el establecimiento, que tuvo que cerrar ante los altercados que se formaron, entre otras. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído