Un vecino de Guijuelo acusado tener una videoteca de 16 TB de pornografía infantil asegura ante el juez que se los descargó por error

"Jamás he visto lo que había", se ha defendido M.C.G. ante la Sala a pesar de que los agentes durante el registro encontraron incluso en su propio ordenado carpetas clasificadas por categorías

Juicio Audiencia Provincial por un presunto delito de distribución de pornografía infantil
Juicio Audiencia Provincial por un presunto delito de distribución de pornografía infantil

"No sabía que eso estaba ahí". Así se ha defendido esta mañana M.C.G., acusado de un delito de distribución de pornografía infantil, ante el juez de la Audiencia Provincial de Salamanca. Al acusado, residente en Guijuelo, se le intervinieron durante el registro practicado en su domicilio hace apenas un año, 8 discos duros con una capacidad de 16TB en lo que, principalmente, almacenaba archivos de pornografía infantil. A pesar de que el M.C.G. ha señalado ante la Sala que "solo sabía entrar en el ordenador para jugar a algún juego", no lo demuestran así las pruebas recogidas en el marco de la investigación y en la que se podían comprobar claramente, tal y como se ha mostrado a la Sala, capturas de vídeos que él mismo almacenaba en su ordenador. 

A través de estos programas, principalmente de Emule, tal y como pudieron comprobar los agentes durante el registro, se podía apreciar la descarga de miles de archivos. "Me los instaló una amigo y yo solo los utilizaba para descargar música", se ha defendido el acusado, a pesar de que en ese mismo ordenador, tal y como han relatado los agentes, incluso llegaba a clasificar este tipo de material en carpetas. "Él me dijo lo que tenía que hacer -en referencia a su amigo, ya fallecido- yo nunca supe que en este programa se intercambiaban archivos. Yo no he tenido la intención de distribuir nada", ha relatado M.C.G. ante el Tribunal. 

A pesar de ello, el acusado ha llegado a afirmar "la evidencia" ya que según lo expuesto en la Sala, utilizaba nomenclatura para guardar estos archivos: "Yo no puedo negar la evidencia, eso figuraba allí", ha señalado. YO (years old), kids, little girl, phc... son algunas de las palabras relativas a la pornografía infantil que se podían apreciar en estos archivos, ha afirmado en preguntas del Ministerio Fiscal, quien también le ha planteado que entre ellos se encontrasen grabaciones de violaciones, abusos o vídeos de menores de tres años o incluso bebés, una cuestión a la que M.C.G. ha afirmado "no haber visto".

"Me han dicho que en mi ordenador tenía gran cantidad de archivos, pero yo no los he visto la primera vez fue cuando me los enseñó la Policía, los dejaba allí para almacenarlos igual que se almacena la música", ha esgrimido ante al magistrado a pesar de que dos operaciones policiales iniciadas en Madrid (y que posteriormente se fusionaron al concluirse que se trataba de la misma persona al detectarse la I.P. de ambas coincidía con la del acusado) comprobaron que el M.C.G. estaba distribuyendo de manera "inequívoca" pornografía infantil a través de la red.

En el registro practicado en el domicilio en 2020, los agentes encontraron 8 discos duros, así como tres equipos informáticos conectados a la red, de los que uno de ellos cuando los agentes accedieron al interior, estaba descargando y compartiendo más de 400 archivos de este tipo. "Cuando los bajaba los guardaba en esos discos para coleccionarlos al igual que hacía con la música de varios cantantes", ha manifestado el acusado en preguntas de la Fiscalía, para posteriormente afirmar que él "no sabía lo que contenían" a pesar de que en en todo esos discos se almacenaban archivos con nomenclatura propia de pornografía infantil. 

Los agentes, incluso, tal y como se muestra en el informe proyectado ante la Sala de la Audiencia Provincial, hallaron en su ordenador una carpeta nombrada como "Almacén vídeos X seleccionados", en la que se podía encontar varias subcategorías, una de ellas nombrada como "infantiles". "Eso no lo he visto yo, había archivos pero no eran estos", se ha defendido el acusado tras mostrarse las capturas de pantalla de su propio ordenador en las que podía apreciar este hecho; "pudo ser el chico este" -en referencia a su amigo, el que le instaló los programas y falleció en 2020-. 

Abusos sexuales, contenido de niños de corta edad... millares de archivos incautados, algunos de ellos de especial "dureza". "Están ahí porque se han descargado. Igual te ponías a descargar una película y se descargaba un vídeo porno. Las imágenes que he visto no me gustan y no era consciente de compartirlos aunque de tenerlos si porque se almacenarían allí, al igual que todos", ha manifestado M.C.G. Por su parte la defensa, "ha asegurado que él no sabía instalarlo ni poner límites, solo he utilizado el ordenador como entretenimiento", ha asegurado. 

Por su parte, el agente responsable del registro, ha manifestado ante el juez que M.C.G. "dijo que era el único usuario y responsable de ese ordenador y no dijo que lo hubiese manipulado ningún tercero". Llamó la atención de la Policía Nacional la "gran cantidad" de archivos de pornografía infantil, "era impresionante", ha manifestado el agente ante la Sala, quien ha declarado en calidad de testigo. Por su parte, otro de los responsables de la operación policial llevada a cabo en el domicilio, en el historial de búsqueda del mencionado programa aparecían palabras abusivas a pornografía infantil, a pesar de que el acusado había manifestado previamente que estos archivos se descargaban cuando bajabas una película, por ejemplo, de "Walt Disney". 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído