Veinte personas resultaron intoxicadas por monóxido de carbono entre octubre y abril en Salamanca, una menos que el año anterior


El número de afectados corresponde a aquellos a los que Sacyl atendió en el momento de producirse el incidente, por lo que no recoge aquellos casos que acudieron al Hospital o a los centros de salud por sus medios 

 1876170
1876170

Un total de veinte personas resultaron intoxicadas por monóxido de carbono (CO), principalmente debido a la mala combustión de braseros y estufas, en la provincia de Salamanca entre los meses de octubre de 2018 y abril de 2019, según los datos recogidos por el Servicio de Emergencias 112. 

El número de afectados corresponde a aquellos a los que Sacyl atendió en el momento de producirse el incidente, por lo que no recoge aquellos casos que acudieron al Hospital o a los centros de salud por sus medios. 

El principal número de afectados tuvo lugar en el mes de enero de 2019, con seis; mientras que en octubre hubo 4; en noviembre se registraron 4; en diciembre fue 1 el atendido; en febrero se contabilizaron 3 y en marzo fueron otros dos. En abril no hubo atendidos por monóxido de carbono en Salamanca, ya que el último paciente fue el 20 de marzo.

Los incidentes ocurrieron en Salamanca capital y también en las localidades de Guijuelo, Armenteros, Fuenterroble de Salvatierra, Sorihuela, Santibáñez de Béjar, Linares de Riofrío, Martín de Yeltes, Ciudad Rodrigo, Sancti-Spíritus, Galinduste, Narros de Matalayegua, Aldearrodrigo y San Muñoz. 

La cifra de 2018/2019 es menor que la de 2017/2018, meses en los que se registraron 21 atendidos. Tan sólo uno más. Sin embargo, la comparación con años anteriores comienza a ser más significativa, porque en 2016/2017 el Servicio de Emergencias 112 contabilizó 30 afectados por monóxido de carbono; mientras que en 2015/2016 fueron 37.

El caso más relevante sin víctimas mortales, seis intoxicados en 2016 en San Felices de los Gallegos

El incidente de este tipo que recoge la base de datos del 112 tuvo lugar el 25 de marzo de 2016 en la localidad de San Felices de los Gallegos, cuando dos niños de 3 y 2 años, y cuatro adultos más de 39, 34, 35 y 41 años resultaron intoxicados por la mala combustión de un brasero. Todos ellos fueron trasladados en dos ambulancias y una UVI móvil al Hospital Clínico.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído