De Santa Marta de Tormes a Estados Unidos, la "experiencia de vida" ganada a pulso

De Santa Marta de Tormes a Estados Unidos, la "experiencia de vida" ganada a pulso

SALAMANCA24HORAS sigue recabando las opiniones de los alumnos salmantinos becados por la Fundación Amancio Ortega para estudiar Primero de Bachillerato en Estados Unidos o Canadá. Lydia Martín es una alumna tormesina que irá al primero de los países, un sueño que siempre tuvo y que ahora cumplirá

Lydia Martín Matas es una alumna del IES Calisto y Melibea de Santa Marta de Tormes que dejará el alfoz por Estados Unidos el próximo curso. Es otra de las salmantinas que ha sido escogida, después de superar tres exámenes, en las becas de la Fundación Amancio Ortega. 

Ella lo toma como una "experiencia de vida" más allá, incluso, de lo que pueda suponer pasar todo un año fuera de casa a pesar de la corta edad. Con humildad, pero con la seguridad de que le servirá para ganar destreza en el inglés y como persona.

Pero es que esa seguridad no surge después de pasar tres exigentes exámenes al 'estilo oposición' en el que compites por una plaza entre 10.000 personas. Surge incluso antes de presentarse. "Me apunté sin dudarlo. Tenía muchas ganas de ir y veía que sí podía ser capaz. He visto que sacaba buenas notas. Puede haber mucho nivel pero por qué no", comenta. 

Y ese por qué no se convirtió en un sí rotundo en el que todavía espera destino. Sabe que será Estados Unidos, un país al que siempre había querido ir y ahora se ha ganado la oportunidad a pesar de que apenas curse inglés más allá del propio instituto. "Oigo mucha música en inglés y últimamente veo series con subtítulos para irme ya adaptando". 

Esto, precisamente, la adaptación es lo que más 'miedo' le puede llegar a dar. Pero nada comparado con las ganas e ilusión a "aprender mucho inglés y a crecer como persona, a adaptarme a situaciones y valerme por mí misma". Sumado todo ello a conocer a mucha gente y vivir experiencias únicas. 

De momento, ya lo está haciendo junto con el resto de becados, que están todos muy ilusionados. También, obviamente, su familia y amigos, que también lo ven como una gran oportunidad para ella, que admite no creérselo pese a que apenas restan ya meses para emprender su marcha hacia un nuevo aprendizaje. 


Comentarios