La prevención, foco principal en el primer Día Internacional de la concienciación sobre el Virus del Papiloma Humano

La prevención, foco principal en el primer Día Internacional de la concienciación sobre el Virus del Papiloma Humano

Se calcula que un 80% de las mujeres ha estado en contacto con ese virus de transmisión sexual en algún momento de su vida. La educación sexual es clave para garantizar la prevención sobre esta infección, que es la primera causa de cáncer de cuello de útero en el mundo y la quinta de cáncer femenino 

La infección por el VPH es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes entre la población. De hecho, se calcula que un 80% de las personas lo ha padecido alguna vez. Sin embargo, su exposición es fácilmente prevenible, siempre y cuando se lleven a cabo prácticas de concienciación y educación sexual. Por este motivo durante la 31ª Conferencia Internacional del VPH celebrada en Sudáfrica el pasado año, donde participó Procare Health, la International Papillomavirus Society anunció la creación del Día Internacional de la concienciación sobre el VPH.

Esta jornada, instaurada el 4 de marzo, pretende unir a diferentes colectivos e instituciones con el fin de promover unas prácticas que prevengan y luchen contra los datos de creciente contagio motivados por este virus. Una patología que cuenta con una incidencia especialmente significativa en las mujeres, ya que es la causa principal de desarrollo de cáncer de cuello de útero, una cifra que se estima, supone el fallecimiento de 270.000 mujeres cada año.

“Alrededor del 20 por ciento de las consultas que atiende un ginecólogo están relacionadas directa o indirectamente con el VPH, por lo que se observa un gran desconocimiento entre la población. Pero también entre los propios ginecólogos. Por eso, durante este día se llevarán a cabo diferentes actividades en diferentes ámbitos, que pretenden dar a conocer medidas de prevención frente a la infección”, ha explicado Javier Cortés, expresidente de la Asociación Española de Patología Cervical y Colposcopia.

Prevención y buenos hábitos

Entre las recomendaciones que los organismos internacionales establecen para intentar controlar la infección por VPH, se encuentran una alimentación equilibrada. Está demostrado que una alimentación rica en fibra y vitaminas, y baja en grasas ayuda en la protección de la salud a nivel general. Por este motivo, cuando más fuerte esté el organismo, mayores defensas se tendrán frente a posibles virus o enfermedades.

También evitar el tabaco. Los estudios demuestran que el tabaco perjudica las células epiteliales, por lo que las que se encuentran en la zona del cérvix se muestran más sensibles a una posible infección por VPH. Se debe, por otro lado, utilizar preservativo ya que la transmisión de este tipo de virus se produce a través de las relaciones sexuales, por lo que es mejor el empleo de métodos anticonceptivos de barrera.

Además, la vacunación, que desde 2008 se ha ido implantando en España la vacuna contra el VPH (incluida en la cartilla de vacunación para los 12 años), que se centra en la prevención sobre unos tipos concretos de virus, sobre todo los causantes de la aparición de verrugas genitales, así como de los cánceres de cuello de útero, vulva, vagina y ano.

“En cuanto al tratamiento, en la actualidad no hay una cura para el VPH, sin embargo, las verrugas genitales provocadas por él sí se pueden tratar con medios farmacológicos, físicos o quirúrgicos. También contamos con procedimientos poco agresivos para tratar lesiones precancerosas de tracto genital inferior (cuello de útero, vulva y vagina) y de ano. Y para complementar las estrategias preventivas, existen tratamientos como Papilocare®, desarrollado por Procare Health, que ayudan en la reepitelización del cuello del útero, y la estabilización del microbiota vaginal”, concluye el doctor.

Comentarios
Lo más