ENTRADA EN VIGOR DE LAS CÁMARAS

Incertidumbre entre los repartidores ante el inicio del control de acceso de vehículos a las zonas peatonales

Incertidumbre entre los repartidores ante el inicio del control de acceso de vehículos a las zonas peatonales

Desde este martes un total de 21 cámaras que controlan el acceso al centro comenzarán a sancionar a los vehículos que no cuenten con autorización

A partir de este martes, 20 de marzo, entra en vigor el sistema de control de acceso de vehículos a las zonas peatonales del centro que lleva en periodo de pruebas unos meses. Desde este momento, las 21 cámaras que conforman este sistema y que están repartidas por distintas calles comenzarán a sancionar, con multas de 90 euros para controlar “el abuso”, tal y como señaló el concejal de Fomento, Carlos García Carbayo.


Entre los afectados por esta medida se encuentran los repartidores, tanto los proveedores del sector de la hostelería como las empresas de mensajería y paquetería. Según la normativa, los vehículos de carga y descarga pueden circular por las calles peatonales del centro en horario de 7 a 11 horas y fuera de este horario, necesitan la autorización de la Policía Local.


Estas condiciones no van a cambiar, pero hasta ahora los repartidores apuntan que había “manga ancha” y contaban con un pequeño margen de tiempo para poder efectuar su trabajo tras de haber vencido la hora máxima. De hecho, a lo largo de la pasada semana aún se veían furgonetas y vehículos de reparto circulando por la calle Zamora pasadas las 11.30 horas. Con la entrada en vigor de estas cámaras de vigilancia y las consiguientes sanciones que el sistema de control acarreará, los repartidores no se ponen de acuerdo a la hora de vaticinar cómo les afectará a partir de ahora.


Hay repartidores que consideran que la entrada en vigor del sistema de control de acceso de vehículos a las zonas peatonales del centro van a afectar a su trabajo porque “hay clientes que no abren hasta las 12 horas”, por lo que, si no cambian su horario para que la entrega se pueda efectuar antes, “te arriesgas a que te multen”. Así lo ha señalado un repartidor que provee de artículos a establecimientos de la zona centro y que ha asegurado que trabaja fuera del horario permitido sin pedir permiso.


Otros empleados del sector, en cambio, se muestran optimistas y consideran que la nueva situación no va a afectar a los repartidores. “Nos da lo mismo, teniendo tiempo para hacer el reparto, no hay problema”, ha señalado a SALAMANCA24HORAS uno de ellos, proveedor de hostelería, quien ha explicado que “empezamos a repartir primero por el centro y ya, después, hacemos las entregas fuera de esta zona”.


Algunos son más reticentes, como el caso de un empleado de mensajería que, aunque considera que en principio no les debería afectar, ha asegurado que si “nos empiezan a multar” repercutiría en los clientes. “La pueden preparar”, ha subrayado, ya que, en caso de empezar a ser sancionados, “dejaremos de repartir por el centro” o se verán obligados a aparcar lejos y cargar con los paquetes a pie, por lo que no podrían asumir el volumen de entrega en un día que efectúan actualmente. “No creo que haya problemas porque afectaría a los clientes”, ha recalcado.

Comentarios