Juanca Romero Hasmen/CRÓNICAS ATLANTES

Con éxito y mucho misterio: entrevista con Javier Sierra

Con éxito y mucho misterio: entrevista con Javier Sierra

Nueva entrega de la serie de Crónicas Atlantes. Rescatamos una entrevista con el escritor Javier Sierra

Los libros, esos benditos aliados con los que resulta difícil discutir, y que cuando lo hacemos, siempre llegamos a un punto de claro entendimiento y sano debate intelectual. Una lástima que en nuestro país se lea mucho menos de lo que se debiera, máxime si tenemos en cuenta que esta ha sido cuna de muchos de los más grandes escritores de la Historia, y que ese legado creativo sigue vivo en pleno siglo XXI, con firmas ciertamente relevantes en el ámbito internacional. Es el caso del protagonista de nuestro espacio dominical. Rescato de mi particular hemeroteca, una interesante entrevista que realicé hace algunos años –cuando su libro “La Cena Secreta” arrasaba en librerías de medio mundo- al que hoy en día, es uno de los escritores más reconocidos a nivel mundial y flamante Premio Planeta.

Javier Sierra Albert, periodista, novelista e investigador, ha publicado más de una docena de libros y colaborado en otro buen número, obteniendo importantes premios y distinciones a nivel nacional e internacional. Sus libros se venden prácticamente por todo el mundo, y no es de extrañar que al pasar por una librería de Japón, EE.UU., Rusia, Latinoamérica, Francia, Italia, Alemania y un largo, largo etc., Más allá de un título concreto, Sierra nos muestra su sapiencia y deja a las claras su pasión por los grandes enigmas y su amor por la escritura.

Eres uno de los investigadores más prolíficos de nuestro país, ¿desde cuando te dedicas a este mundo de la investigación? -En realidad, mi fascinación por lo oculto, lo misterioso, surgió en mi infancia. Y ya desde muy temprano combiné ese interés con la divulgación de lo inexplicable. A los doce años ya conducía un programa de radio para niños en el que hablaba de “mis temas”, y después concentré mis esfuerzos adolescentes en boletines, fanzines y colaboraciones con revistas modestas. Los libros no llegarían hasta los 24 años. Pero para entonces ya había participado incluso en la fundación de la revista mensual Año Cero. Recuerdo aquellos años como vertiginosos, intensos. Todo era nuevo e interesante para mí.

Periodista, escritor, investigador. . . ¿Se puede compaginar todo eso y no volverse loco? -¡Por supuesto! La clave está, como decía el escritor francés Aimé Michel, en “estar abierto a todo, pero no creer en nada”. Esto es, no aceptar nada como artículo de fe, sino como objeto de investigación.

¿Cuál crees que es el actual estado de salud de las investigaciones parapsicológicas en España? -España abandera desde hace años una de las mejores actividades divulgativas (sobre todo en radio y prensa escrita) de lo paranormal del mundo, pero en materia de investigación creo que aún debemos crecer. Y hacerlo junto a la Universidad. Me parece inconcebible que la Universidad española siga tan cerrada a lo paranormal hoy como hace treinta años

¿Cuál ha sido el mayor fraude de la parapsicología y los misterios en España? -Ha habido algunos muy notables, como el del Duende de Zaragoza.

¿Y el gran enigma español aún por resolver? -Bélmez

Viajemos un poco si te parece por todo el Mundo en busca de misterios ¿Dónde harías la parada obligatoria? -Sin pensármelo dos veces, en la meseta de Giza, Egipto.

¿En alguna ocasión te has visto superado por una investigación hasta el punto de sentirte controlado por ella? -En varias ocasiones ha sucedido eso. La primera vez fue durante mi trabajo para “La dama azul”. Los hallazgos de información se sucedieron de una forma tan encadenada y misteriosa que casi me sentí guiado. Algo parecido volvió a ocurrir durante mi investigación para “La cena secreta”.

Hablemos si te parece sobre tu faceta como escritor. Roswell: Secreto de Estado, La España Extraña, La Dama Azul, Las Puertas Templarias, En Busca de la Edad de Oro, El Secreto Egipcio de Napoleón, La cena Secreta… ¿Cuál de todos tus libros te ha dado más satisfacciones como autor? -Todos me han dado cosas importantes, y en cada uno he aprendido una lección. No puedo subrayar ninguno sobre los demás, aunque tal vez el que me tocó más en lo afectivo fue “La dama azul”.

Nada más y nada menos que cinco decenas de países editan La Cena Secreta. ¿Imaginabas este éxito? -No. Creo que un escritor no piensa en esa clase de reacciones cuando escribe una novela. Y es más: mejor es que no lo haga. Sigo la máxima de escribir lo que a mí me gustaría leer, y pienso seguir guiándome por ese criterio.

¿En qué lugar del Mundo te sorprendió más la acogida de La Cena Secreta?
-En Estados Unidos. Mi primer libro publicado allí y, sin embargo, la acogida ha sido sensacional. Resulta muy emocionante descubrir a lectores del otro lado del mundo emocionándose por las mismas cosas que a mí me preocupan. Es mágico.

¿Hay mucho aún por conocer sobre Leonardo o ya se ha dicho todo sobre él?
-Sabemos mucho de él. Nos legó más de 7.000 páginas de su puño y letra. Pero como ocurre con cualquier ser humano, cuánto más crees saber de alguien, más te sorprenden sus zonas oscuras.

En La Cena Secreta expones diferentes anomalías que Leonardo plasmó en su cuadro de la Última Cena, ¿conoces la opinión de la Iglesia al respecto? 

-La Iglesia no se ha manifestado aún. Y es lógico. “La cena secreta” se ocupa de la fe Leonardo (no muy ortodoxa, por cierto), pero no de la del lector. No creo que vean una amenaza en mi libro… salvo que hace pensar a mis lectores.

Si lo tienes a bien, te lanzaré una ráfaga de breves preguntas que exigen respuestas cortas, ¿estás preparado?

¿Hay vida más allá de la Tierra? -Sin duda.

¿Y vida más allá de la muerte? -Incluso la hay antes de la vida.

¿Estuvo el hombre realmente en la luna? -Sí.

¿Un libro de culto? -La rebelión de los brujos.

¿Un libro que te decepcionó? -Los libros malos tiendo a olvidarlos.

¿Que es lo que más asusta a Javier Sierra? -La oscuridad, en todas sus variantes.

¿Qué es lo que nunca falta en tu equipo de trabajo de campo? -Un cuaderno.

¿Eres “ratón de campo” o “ratón de biblioteca”? -Me muevo a gusto en los dos terrenos.

¿Podrías relacionar de forma espontánea, las siguientes palabras con otras?

Guerra: -horror. Sueño: -posibilidad. Iglesia: -misterio. Egipto: -cuna.
EE.UU.: -sueño. Bélmez: -intriga.

Comentarios
Lo más