El Partido Popular detalla que el Plan Estatal de Vivienda, del que se beneficiarán más de 3.500 charros, cuenta “con una fuerte vocación social”

El Partido Popular detalla que el Plan Estatal de Vivienda, del que se beneficiarán más de 3.500 charros, cuenta “con una fuerte vocación social”

Así lo han asegurado los populares Bienvenido de Arriba y Salvador Cruz, quienes han detallado que se han incrementado las asignaciones esperadas para el próximo trienio y que se fomentarán las ayudas al alquiler y a la rehabilitación de viviendas y regeneración rural

El Partido Popular de Salamanca ha presentado el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 que ampliará las ayudas económicas “con una fuerte vocación social”, según manifestó el diputado salmantino en el Congreso de los Diputados, Bienvenido de Arriba, para así “satisfacer las necesidades de las personas” con dos grandes objetivos.

Estos son, como detalló el diputado popular, “contribuir al incremento del parque de viviendas en alquiler y fomentar la rehabilitación y regeneración urbana y rural”, ya que son ámbitos donde las ayudas han resultado muy útiles. Así, seis de los 9 programas que se desarrollarán en este plan irán destinadas a fomentar el alquiler, incluyendo ayudas del 40% de la renta o el 50% en casos de personas menores de 35 años y mayores de 65 años “hasta un máximo de 900 euros al mes”, siendo el límite del anterior plan de 600 euros.

Para acceder a estas ayudas, los ingresos máximos de la unidad familiar deben estar por debajo de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (Iprem), que actualmente se cifra en 573,84 euros al mes, siendo el umbral más alto para familias numerosas (cuatro veces) o familias con personas con discapacidad (cinco veces).

Este plan de ayudas surge del consenso y “un amplio proceso de participación” en el que han intervenido las comunidades autónomas, agentes, asociaciones y representantes del sector, amplió Bienvenido de Arriba, siendo la mayoría de sugerencias propuestas por todos ellos recogidas por el Gobierno de España.

Así, por primera vez, se incluye en el acceso a las ayudas “con carácter preferencias” a las mujeres víctimas de la Violencia de Género, matizó el diputado salmantino, una medida que se contempla en el Pacto de Estado, así como aquellas familias entre cuyos miembros figuren personas con discapacidad, por lo que destaca así “el carácter eminentemente social” del plan, recordó Bienvenido de Arriba.

También se fomentarán las ayudas a las personas en riesgo de desahucio de su vivienda habitual, como así a las familias numerosas, a las personas mayores, a las personas con discapacidad (con servicios comunes adaptados) y a los jóvenes para que puedan disfrutar de una vivienda digna. También se buscará mejorar la calidad de edificación, “en particular de su conservación y de su eficiencia energética, de su accesibilidad universal y de su sostenibilidad ambiental”.

Asimismo, se tratará el problema de la despoblación, especialmente en aquellos municipios con menos de 5.000 habitantes, ayudando a los jóvenes en la adquisición de una nueva vivienda o en la rehabilitación de una vivienda en dichos pueblos, aumentándose las ayudas en el terreno de la rehabilitación y ofreciendo por primera vez asignaciones directas para la adquisición de nuevas residencias para “ayudar a ese joven que tiene la oportunidad de mantenerse en el núcleo rural pero que necesita de una ayuda”, reseñó el diputado salmantino.

De igual manera, se tratará la rehabilitación y conservación de viviendas, ayudas de las que por primera vez se podrán beneficiar casas unifamiliares o que formen parte de un edificio, reduciéndose la antigüedad requerida un plazo de 15 años, pudiendo optar a estas ayudas todas las residencias anteriores a 1996 (con el plan anterior, la antigüedad tenía que datar de 1981 o anterior).

Todas estas ayudas servirán para contribuir a “la reactivación del sector inmobiliario”, afirmó Bienvenido de Arriba, así como reforzar la cooperación entre administraciones, ya que de todas las ayudas previstas, el 70% corresponderá al Estado mientras que el 30% será materia de las comunidades autónomas.

Con el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 se han establecido 9 programas con carácter retroactivo desde el 1 de enero de este 2018, y las aportaciones previstas para este trienio son de 1.443 millones de euros, “lo que representa un incremento del 62,46% respecto al plan anterior”, como recordó Bienvenido de Arriba, esperando establecer más de 557.000 ayudas en todo el territorio nacional y más de 60.000 puestos de trabajo. Igualmente, por primera vez se subvencionarán promociones de titularidad privadas.

Castilla y León se una al Plan Estatal de Vivienda, y la convocatoria se emitirá “después de verano”.

Bienvenido de Arriba confirmó que Castilla y León contará con unas ayudas de más de 77,92 millones de euros para subvenciones dentro del marco de este plan. En este año las ayudas se han cifrado en 18,9 millones de euros “que ya se encuentran reflejados en los Presupuestos Generales del Estado”.

También incidió en ese aspecto el procurador en las Cortes de Castilla y León por Salamanca, Salvador Cruz, que recordó que la Junta ha comunicado al Gobierno que se adhiere, lo que implica un compromiso financiero de 24 millones de euros, ascendiendo así el volumen monetario a 101,9 millones de euros “que tendrán como posibles beneficiarios 43.356 ciudadanos”.

Por todo ello, el procurador salmantino aseguró que este “importante incremento” respecto al anterior plan (en cerca de 10.000 beneficiarios más, lo que supone un aumento del 25%) también servirá para priorizar tres de los 9 programas. Estos serán los que subvencionan las ayudas al alquiler (29,5 millones de euros en estos tres años), la adquisición de vivienda para jóvenes en el medio rural (29,5 millones) y para regenerar el tejido urbano de la Comunidad (18,34 millones de euros).

Igualmente, se fomentarán los programas, en el ámbito de la rehabilitación y la regeneración, que tratan la eficiencia energética y la conservación y accesibilidad de los inmuebles, con 9,17 millones de euros cada uno, así como 2,04 millones de euros que irán destinados a las personas en riesgo de desahucio o alzamiento.

Salvador Cruz remarcó que espera que la convocatoria se agilice en esta ocasión, estando disponible esta para “después de verano”, y cree que en Salamanca podrán beneficiarse del plan cerca de 3.519 ciudadanos charros, aumentándose el número de personas en este trienio que, además, gozarán de una mayor dotación.

Y es que en Salamanca antes las ayudas para el alquiler, manifestó el procurador, se cifraban en un máximo de 450 euros, pudiéndose ampliar ahora hasta los 600 euros al haberse aumentando el Iprem. 

Comentarios