ÁVILARED.COM

Carlos González: “un castigo no modifica una conducta, sino que agudiza el ingenio para que no ser cazado en la próxima ocasión”

Carlos González: “un castigo no modifica una conducta, sino que agudiza el ingenio para que no ser cazado en la próxima ocasión”

El pediatra y divulgador Carlos González ha asegurado que “un castigo no modifica una conducta, sino que agudiza el ingenio para que no ser cazado en la próxima ocasión” 

El presidente de la Asociación Catalana Pro Lactancia Materna ha protagonizado durante el fin de semana las Jornadas de Crianza Respetuosa que ha organizado la Asociación de Madres Lactantes de Ávila (Amalav), y entre los asuntos abordados se ha referido a los premios y castigos a los niños.

“Las cosas buenas se las tienes que dar igual y las cosas malas nunca”, ha afirmado. Y ha hablado de la “recompensa condicionada: si recoges los juguetes te daré un caramelo”.

“Lo que estamos enseñando a nuestros hijos con este tipo de recompensa es a esperar siempre algo a cambio, siendo interesados, que no es lo mismo que un día llegue a casa el primito y nuestro hijo juegue con él, lo cuide y lo entretenga y que después validemos su labor, que ordenarle ‘anda cuida al primo para que no nos moleste y luego te daré un premio’”, ha explicado, para afirmar que lo se enseña a los niños con este tipo de recompensa es “a esperar siempre algo a cambio”.

“En la primera opción -ha añadido- el niño sentirá que ha hecho algo bien porque él es una buena persona, cariñosa, empática, y quizá podría descubrir su vocación como docente o psicólogo infantil, sin embargo, en la segunda seguro que sentirá que se ha salido con la suya y es posible que se sienta bien por haber sacado provecho de una situación”.

Por otra parte, González se ha referido al “premio-sorpresa” porque no es seguro que lo vayas a recibir porque sería como si estuviesen en el casino: "voy a recoger los juguetes a ver si hoy me toca premio, un método que sí que modifica la conducta, pero causa adicción, como en los casinos”.

“Aunque este método tiene más inconvenientes que ventajas, es poco ético y una manipulación en toda regla”, ha expresado el pediatra en sus ponencias, dedicadas a la autoridad y los límites, y a las necesidades afectivas.

Comentarios
Lo más