Juanca Romero Hasmen/CRÓNICAS ATLANTES

Templarios del siglo XXI

Templarios del siglo XXI

Entrevista con Bernard Reydellet, XXIV Gran Maestre del Colegio Templario en la nueva entrega de Crónicas Atlantes

Para todos aquellos que desde hace años, quizá desde nuestra infancia, escuchamos hablar o leemos libros sobre los templarios, sus batallas y sus secretos, la denominada Orden del Temple hace que nos transportemos hacia el Medievo, subidos en blancos caballos, armados con espadas y protegidos con mallas metálicas y una larga capa blanca. 

La imagen icónica de los templarios, ha dejado su impronta en gran parte debido a la amplia filmografía que se ha realizado sobre este interesante colectivo religioso. ¿Acabó la Orden del Temple justo en el momento en el que ardió en la hoguera el último gran templario Jacques de Molay? ¿Se extinguió la orden en el siglo XIV? Al parecer no fue así, o al menos eso es lo que nos cuenta Bernard Reydellet, XXIV Gran Maestre del Colegio Templario, quien afirma ser el continuador legítimo de la Orden Templaria, que ha seguido latente en el silencio a lo largo de los últimos siglos, y que a partir del 12 de junio de 1952, en el castillo de Arginy, vuelve a dejarse ver con una misión especialmente interesante y muy concreta. 

La misión templaria en nuestros días tiene un marcado mensaje espiritual, de cambio con una clara ruta desde el interior del individua hacia la globalidad de la sociedad en la que nos ha tocado vivir. Recupero de mi particular y polvoriento archivo, una entrevista que pude mantener con el Gran Maestre Bernard Reydellet, ayudado por un excelente traductor de francés que nos hizo compañía, y la predisposición para que podamos ampliar en alguna otra cita, tantos y tantos asuntos que abarcan mi curiosidad innata.

Sorprende escuchar hablar hoy en día, en pleno siglo XXI, de una orden del temple. Pensábamos que había desaparecido, y de repente descubrimos que a partir de la segunda mitad del siglo XX, resurge nuevamente el Temple. ¿Cómo se produce este resurgir? ¿En qué momento? ¿Por qué?

- La orden del Temple, está unida a unas vicisitudes espirituales, a un arquetipo universal y eterno. Esto llega a ser factible en la Tierra, cuando la humanidad posee un grado de conocimientos suficientes. Está muy mal comprendido cuando se refiere a la orden del Temple medieval. La orden del Temple medieval es una continuación de la orden de los Esenios, entonces no debe de extrañar que se desarrolle actualmente, que vuelva a surgir otra vez esta orden del Temple…Por decirlo de alguna manera, la orden del Temple está aquí para dar a la humanidad llaves, claves, para que se integre de una manera armoniosa en la vida universal.

Desde el momento en el que se da por desaparecida la orden del Temple hasta que vuelve a resurgir en el siglo XX, durante esos siglos, ¿no hubo necesidad por parte de la humanidad de que volviera?

- La orden del Temple es la manifestación visible de la tradición. Ha caminado, pero por un sendero no visible. Está aquí para manifestar esa luz que, durante el camino espiritual, no estaba vista. Es como un río, que hay veces que se descubre, que puede ser la orden de los Esenios….puede ser la mesa redonda del Rey Arturo o la caballería actual.

Sin duda, en la época medieval, la orden del Temple tuvo sus detractores, incluso también fue perseguida. ¿Quiénes son los detractores de la orden del Temple actual?

- Son cosas diferentes, porque ya no se mata a la gente ni se les roba, a los templarios me refiero. Se difunde lo que se tiene que difundir… no somos una orden secreta, somos una orden discreta.

¿Como ocurre con los masones, por ejemplo?

- No, no. Los masones en su estatus, tienen el secreto. En nuestro caso, podemos decir a cualquiera que somos templarios, en función cada uno de su propia manifestación, de su propia creencia. Hay algo importante en esta cuestión… son los enemigos los que se oponen, más que enemigos los que se oponen. Los enemigos están en nosotros, el deseo de confort, el deseo de poder, de aprovecharse de la gente, y sobre todo de egoísmo. Cada uno puede vivir el momento que le dé la gana, pero sin meterse con los otros. Ahora mismo, hay cosas en este mundo que son cánceres para el planeta, porque hay algunos que se desarrollan en detrimento del resto, contra el resto. Lo que se está haciendo ahora mismo está en detrimento del planeta. El costo que se tiene que pagar por lo que se está haciendo es excesivo para él.

¿Cuál es el futuro inmediato? ¿Qué se persigue? ¿Qué busca la orden del Temple actualmente?

-Que cada uno tome conciencia de su puesto, de su lugar en el Universo. Hay que tomar otra forma de pensamiento para que eso se produzca. Lo que ahora mismo es más importante para nosotros es la forma material. Y si existe otra cosa… bueno, ya veremos. La raíz eterna, inmortal e invisible que llevamos en la mano, ¿no?

Habla de un cambio interior, espiritual, individual. Pero, ¿habría que llevar ese cambio a otro nivel?, ¿nivel, por ejemplo político?

-Es necesario. Si se deja que los políticos caminen sobre una senda espiritual, cambiará la política. Estamos aquí para proponérselo, pero serán ellos los que tomen la decisión, no nosotros. Si mucha gente dentro de la población camina por esa senda espiritual, si todas las personas caminan por esa senda, evidentemente reaccionarán de otra forma a las cuestiones políticas. Todos los problemas políticos, económicos, financieros, están incluidos en nuestra misión, pero no nos toca hacerlo a nosotros porque cada uno tiene que hacer su trabajo. Pero podemos proponerles tranquilamente, nuestro camino espiritual.

Antes de acabar, quiero saber, y quiero que entienda la pregunta…. ¿Cómo se accede a la orden del Temple? ¿Cuántas personas forman parte de la orden? Yo llego a casa, toco la puerta, quiero ser templario… ¿cómo funciona?

-Utilizamos todos los medios de comunicación posibles. Tenemos citas en Internet, hacemos conferencias, respondemos a las encuestas. Podemos hacer televisión y radio, y tenemos además un sitio donde la gente puede acudir. Hemos publicado varios libros… Una vez que tenemos todo eso, la gente acude, toca la puerta, llama, está con nosotros…hay que estar dentro, porque todo lo que se les tiene que decir, no se puede decir de otro modo. Hay que vivirlo, como se dice en español, hay que mamarlo. Vienen, se les acoge, y sin compromiso por su parte, lo viven. Si luego están de acuerdo, continúan, y si no, pues se marchan y no pasa nada. Se puede vivir con nuestra filosofía sin entrar en la orden del Temple. Hay mucha gente, bastante gente, que viene con nosotros, está con nosotros, vive nuestra vida, pero no son de la orden.

¿Y la mujer en la Orden del Temple?

- La mujer tiene un papel muy importante en todos los dominios de nuestra actividad. Se complementa perfectamente con lo que tiene el hombre encomendado.

¿Para qué están aquí?

- Estamos aquí para intentar dar a la gente un nuevo medio de comprensión del Universo, para que a través de esa comprensión, puedan salir del estado actual.

Comentarios
Lo más