Victoria Camps y Adela Cortina recalcan el honor que es ser nombradas doctoras honoris causa por la USAL en su investidura

Victoria Camps y Adela Cortina recalcan el honor que es ser nombradas doctoras honoris causa por la USAL en su investidura

La ceremonia tuvo lugar en el Paraninfo de las Escuelas Mayores, y estuvo presidida por el rector del Estudio salmantino, Ricardo Rivero, además de contar con la presencia, entre otras autoridades, de la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo

La Universidad de Salamanca ha celebrado en la tarde de este viernes, 22 de junio, la ceremonia de investidura doctoras honoris causa a las filósofas Victoria Camps y Adela Cortina, catedrática emérita de Filosofía Moral y Política en la Universidad Autónoma de Barcelona y catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia, respectivamente.

Fue en el Paraninfo de las Escuelas Mayores en una ceremonia que estuvo presidida por el rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, y que contó con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo.

Previamente, en la mañana de este viernes, ambas catedráticas conparecieron en rueda de prensa en la que también se encontraban la madrina de Victoria Camps y el padrino de Adela Cortina, la catedrática y catedrático de Filosofía Moral, María Teresa López de la Vieja y Enrique Bonete Perales.

Precisamente la profesora López de la Vieja expresó su agradecimiento a las nuevas doctoras por pasar a formas parte del claustro de doctores y a todos los que apoyaron ambas candidaturas, ya que como parte del departamento de Filosofía Moral se mostró “muy satisfecha” con que “dos filósofas formen parte de elenco de doctoras honoris causa”.

También mostró su orgullo en profesor Bonete Perales, quien cree que es un “motivo de orgullo”, y aseguró que todo lo que enseña en sus clases tiene un trasfondo de las publicaciones y pensamientos de Adela Cortina, quien es una pensadora “original”.

Victoria Camps: “Siempre he sentido a la USAL como muy cercana”

La catedrática emérita de Filosofía Moral y Política, Victoria Camps, aseguró que es un “honor” y algo “muy emocionante” recibir el reconocimiento de doctora honoris causa, ya que sería “muy emocionante recibir este reconocimiento por cualquier universidad, pero especialmente por la USAL”, ya que se trata de una de las más antiguas de España y que este año celebra su VIII Centenario.

Igualmente, recordó que el Estudio salmantino siempre ha tenido una larga tradición en Filosofía, tanto en la Escuela de Salamanca, con filósofos de la talla de Francisco Suárez, como más actualmente, con Miguel de Unamuno a la cabeza, algo que ha hecho que siempre “la he sentido (a la USAL) muy cercana”.

Victoria Camps expresó que siente este nombramiento como “un reconocimiento a la Filosofía y a las Filósofas”, y también reconoció que es un honor recibirlo junto a Adela Cortina, “dos mujeres que tenemos una trayectoria similar” y que han profundizado en los valores éticos y políticos “cada una a su manera” pero tratando valores que “tienen interés para los problemas de nuestro tiempo”.

Adela Cortina: “Siento a la Universidad de Salamanca como mi casa”

La catedrática de Ética y Filosofía Política, Adela Camps, reseñó igualmente su agradecimiento a las distintas facultades de la Universidad de Salamanca, que visita regularmente, como reconoció, por haberla propuesto para el doctorado honoris causa de una universidad que cumple ocho siglos, y agradeció al claustro de doctores el gran respaldo y apoyo que tuvieron ambas candidaturas.

Asimismo insistió en que la USAL, “que es referencia en España y a nivel mundial” y que es la más antigua de Iberoamérica, por lo que vienen “una gran cantidad de extranjeros a estudiar” puesto que se trata de “su matriz”. Algo en lo que se ha comprometido a mantener y a trabajar para ello, puesto que es “una verdadera alegría y orgullo poder ser parte de este claustro de una universidad de tanto prestigio”.

No sólo eso, sino que además siente a la USAL como su casa, algo que viene experimentando desde hace tiempo y que seguirá percibiendo, debido a su presencia habitual, por lo que es un agradecimiento mayor.

Al igual que Victoria Camps, Adela Cortina reconoció que es un honor recibirlo junto a ella puesto que se trata de una “colega y amiga” (como también lo son los madrinos de ambas) ya que les une “una trayectoria muy similar pero con puntos de discrepancia”, que es “lo divertido en Filosofía”, puesto que les permite discutir “civilizadamente”. 

“La carrera de Filosofía sigue teniendo ese techo de cristal”

Victoria Camps reconoció que la carrera de Filosofía, “que era de mujeres y ha dejado de serlo”, sigue teniendo “ese techo de cristal que se nota en algunas cosas”, y una de ellas puede ser los cargos de doctora honoris causa. Y es que para la filósofa “no es justo que habiendo la cantidad de doctoras mujeres que han hecho la carrera y se han doctorado y están investigando y enseñando no lleguen a recibir ese honor”.

También ocurre con el número de rectoras que hay en España, puesto que “la visibilidad de la mujer a ese nivel todavía es defectuosa”, y cualquier gesto que haya para eliminar esa situación, como es este nombramiento, “tiene que ser bienvenido”, ya que “no hay forma de corregir esto más que la voluntad”, algo que ha ocurrido en la USAL con esta designación, expresó.

Adela Cortina se mostró de acuerdo en ese aspecto, ya que en el siglo XXI la mujer debe ocupar “todos los espacios públicos, pues somos la mitad de la humanidad”, y consideró buena noticia que “las mujeres vayamos ocupando estos espacios”. Además recordó que, en otros países, las mujeres están mucho peor y desprotegidas, por lo que se debe trabajar para que ellas “pasen a un escalón totalmente distinto”, puesto que se trata de “una cuestión de justicia”.

“Cuando un foráneo es pobre, es un inmigrante; cuando es rico, es un extranjero”

Respecto al término acuñado por Adela Cortina, aporofobia, que fue designada por la Fundeu como ‘Palabra del año’, como ella mismo recordó, la catedrática se mostró agradecida porque haya tenido tanto calado en la sociedad, puesto que preocuparse por estos asuntos “es la esperanza del futuro”.

Aporofobia es “el desprecio o rechazo al pobre”, que para Adela Cortina se fundamenta en “una base biológica y cultural con la que tenemos que acabar”, y espera que la palabra guarde una capacidad transformadora de la realidad.

También mostró su felicidad porque su tierra, Valencia, fuese quien acogiese a las personas que se encontraban a la deriva en el barco ‘Aquarius’, ya que se despertó un “brote de entusiasmo” entre la gente valenciana gracias que se movilizaron “los mejores sentimientos de las personas”, algo que es tarea de los políticos.

Por ello, considera necesario, con este ejemplo como base, institucionalizar la respuesta y que España, que ha tomado partido a favor de los refugiados e inmigrantes, logre que la “Unión Europea trabaje por la solidaridad y la hospitalidad”, recordando que es “una vergonzosa actitud” dejar fuera a los refugiados puesto que estos han emigrado por necesidad, ya que “nadie quiere dejar su casa”.

Sólo pudo suscribir sus palabras Victoria Camps, quien lamentó el cambio terminológico que existe en la sociedad en función del dinero, recordando que “cuando un foráneo es pobre, es un inmigrante; cuando es rico, es un extranjero”. Así, recalcó que es importante llamar la atención “sobre lo que significa la pobreza a la hora de diferenciar los grupos”. 

“La Filosofía debe fortalecerse en la enseñanza universitaria y la Ética no debería ser alternativa a la religión”

Adela Cortina también se mostró partidaria de fortalecer la Filosofía en la enseñanza universitaria. Una propuesta “urgente” que lleva solicitando desde hace tiempo, pues cree necesario que “haya ética en todas las carreras” para que todos los y las estudiantes que se están formando “puedan reflexionar sobre cuáles son las metas y valores de su reflexión”.

También insistió en que “debería haber Filosofía” en la enseñanza no universitaria, ya que esta fomenta el “pensamiento crítico y el uso público de la razón”, así como la Ética, “que nunca tendría que ser alternativa a la religión”, sino que tendrían que estudiarla todos.

“Hay que respetar la sentencia de ‘La Manada’ pero no dejar las movilizaciones sociales que piden un cambio”

Respecto a la puesta en libertad provisional de los miembros de ‘La Manada’, Adela Cortina recordó que, aunque se debe obedecer la sentencia, no se deben parar las movilizaciones sociales que “no están en contra de la sentencia, sino que piden que se tenga en cuenta el punto de vista de la víctima”.

Así, pese a que cree que se debe respetar la sentencia, “no hay que dejar las movilizaciones que piden que haya un cambio a la hora de enjuiciar este tipo de procedimientos”, ya que, en esa situación, “cualquiera se sentiría desarmada”, y demostrar continuamente en esa situación es realmente difícil.

Comentarios
Lo más